Suscriptor digital

Ayudar es parte de la tarea

Algunas organizaciones realizan acciones comunitarias en instituciones de todo el país
(0)
5 de febrero de 2002  

Lejos de ser ajenas al medio en el que se desenvuelven, muchas empresas deciden encarar acciones para transformar la realidad que las rodea. Ya sea por iniciativa de la dirección o de los propios empleados, son varias las compañías que realizan tareas solidarias.

La licenciada en Servicio Social Marcela Delfino, en su investigación Proyección social de las empresas , explica que las organizaciones tienen para dar más que un aporte económico. "Son una gran fuente de recursos que pueden ser puestos al servicio de la comunidad", sostiene en el trabajo publicado en Vínculos, newsletter electrónico de Adrha.

Recursos humanos con distintas capacidades, conocimientos y organización aparecen como algunos de los elementos que las compañías tienen para aportar. También pueden contribuir con sus redes de relaciones, recursos materiales e infraestructura.

En Siemens, un grupo realiza tareas comunitarias desde hace 17 años. Graciela Fernández, encargada de coordinar estas actividades, cuenta que la iniciativa surgió de los propios empleados. Quienes forman parte de este grupo construyeron cuatro escuelas, un jardín de infantes y una sala de primeros auxilios en el Chaco, Salta y Santiago del Estero. Además, realizaron refacciones y donaron cocinas, heladeras, paneles solares y generadores de energía. También enviaron bolsas con zapatillas, útiles escolares, medicamentos, ropa, alimentos y muebles. Actualmente, están por construir una escuela en el norte chaqueño.

Los fondos para encarar estas acciones salen de la donación de tickets de almuerzo y de las contribuciones que se encargan de conseguir. Para Fernández, el que esta movilización haya perdurado se explica tanto por el planteo de las cosas posibles como por la demostración de cada acción realizada.

Padrinos rurales

Las dos compañías que en la Argentina forman parte del Grupo AXA -AXA Seguros y AXA Assistance- se unieron para crear AXA De Todo Corazón, mediante la cual los empleados de ambas empresas apadrinan dos escuelas rurales, una en Campo Hardy, provincia de Santa Fe, y otra en El Durazno, Tilcara, provincia de Jujuy. Para llegar a este último establecimiento se debe transitar a pie y a lomo de burro durante más de diez horas, por caminos que bordean precipicios. En los cinco viajes que llevan realizados a El Durazno se hicieron tareas de pintura y colocación de vidrios, refacción del comedor y construcción de dormitorios y baños, aunque estos últimos todavía no están finalizados.

En cuanto a las fuentes de financiamiento para estos proyectos, Rosa Fernández, responsable de Marketing y Comunicación de AXA Seguros, explica que hay un fondo que es provisto por las dos compañías, de entre siete mil y ocho mil dólares al año. "Además conseguimos donaciones, no tanto de dinero, pero sí de material", agrega.

Los primeros viernes de cada mes realizan reuniones de voluntarios, alrededor de 70, para ver cómo conseguir las cosas que se necesitan y nombrar encargados. "Hacer acciones solidarias nivela a todos los empleados, dejando de lado las jerarquías", sostiene Rosa Fernández. Así, comenta que al último viaje a la escuela de Jujuy asistió el director ejecutivo de la compañía.

Detectar necesidades

Desde 1999, los voluntarios del BankBoston están reunidos en el programa Aguilas Solidarias, que es coordinado por el área de Relaciones Institucionales. Los más de 620 empleados que en todo el país participan de esta iniciativa proponen proyectos, que son analizados por el área responsable. "El personal dona su tiempo y el banco es el que ayuda a que las actividades se puedan realizar suministrando los elementos necesarios", dice Rita Alonso, coordinadora del programa.

Para Guillermina Navia, subgerente de Relaciones Institucionales, las compañías tienen una responsabilidad social que asumir. "Las empresas deben observar cuáles son las necesidades de las comunidades que están a su alrededor y ayudar en su desarrollo". Entre las actividades que realizaron se encuentran la pintura de 16 de escuelas en todo el país, la donación de cinco toneladas de medicamentos y la realización de obras de teatro en hogares y hospitales de niños. En cuanto al efecto que se produce entre los empleados, Navia asegura que se genera un fuerte aumento en el sentido de pertenencia a la empresa.

En DuPont se realiza desde hace cuatro años el Programa de Actuación Voluntaria, que premia a las entidades en donde los empleados de la compañía hacen trabajo voluntario. "Es una forma de reconocer a los empleados y a la vez de ayudar económicamente a las entidades donde ellos están prestando esa acción", cuenta Silvia Bulla, gerente de Recursos Humanos de esta compañía.

Cada integrante que colabora solidariamente con alguna institución se postula para recibir un premio, que se otorga en el nivel mundial, y que consiste en un certificado para la persona y en mil dólares para la institución.

Bulla cuenta que existe una gran colaboración entre los empleados "que potencia la acción solidaria", al tiempo que agrega que también se produce un efecto de unión entre ellos: "El hecho de sentir que trabajamos en actividades que ayudan a la comunidad hace que estemos unidos por lazos que van más allá de la compañía, por valores más profundos".

Deducciones impositivas

Las empresas que realizan donaciones cuentan con los beneficios impositivos estipulados por el artículo 81 inciso C de la ley de impuesto a las ganancias. "De la ganacia del año fiscal y con las limitaciones contenidas en esta ley, se podrá deducir (...) las donaciones a los fiscos nacional, provinciales y municipales y a las instituciones comprendidas en el inciso e) del artículo 20 (instituciones religiosas), realizadas en las condiciones que determine la reglamentación y hasta el límite del 5% de la ganancia neta del ejercicio."

El mismo artículo también dispone que, de acuerdo con los objetivos que persigan, estas disposiciones se apliquen a asociaciones, fundaciones y entidades civiles de asistencia social, salud pública, caridad, beneficencia, educación e instrucción, científicas, literarias, artísticas, gremiales y de cultura física o intelectual.

Algunas cifras

Como parte de la investigación Proyección social en las empresas , se realizó un relevamiento al que se invitó a participar a 45 firmas, de las cuales respondieron 22. El resultado fue:

  • El 90 por ciento está trabajando actualmente con proyectos sociales y el resto tiene presente la inquietud de participar con un proyecto a mediano plazo.
  • El 81 por ciento coincide sobre la importancia de la proyección de las empresas a la comunidad y el 86 por ciento conoce el tercer sector.
  • El 77 por ciento de las personas que participaron cree que este tipo de actividades le devuelve a la empresa beneficios en cuanto a su imagen.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?