Biometría: el método de identificación futurista, pero muy cercano

(0)
2 de julio de 2017  

Hoy en día es cada vez más común encontrarnos con noticias que anuncian que ya en distintas partes del mundo se puede pagar con el celular a través del reconocimiento facial del usuario, o la activación de las puertas de una casa, y otros dispositivos domésticos, a partir del uso de la huella dactilar.

Moda o no, lo cierto es que estos nuevos métodos de autenticación se han convertido en más seguros no solo al momento de mantener resguardada nuestra información en internet sino también en cuestiones tan cotidianas como pagar una compra, realizar una transacción bancaria, acceder a un edificio, desbloquear dispositivos o mantener seguros nuestros hogares.

Un método de autenticación es una forma de control utilizada para verificar que un usuario es quien dice ser al momento de ingresar a un sistema. Pero, ¿en los tiempos que corren es posible considerar a la biometría como un método de identificación del usuario?

Nadie duda de que la biometría se presenta como una alternativa para reforzar la seguridad. Esto porque se basa en el reconocimiento inequívoco de alguna parte del cuerpo o rasgo conductual, características únicas de cada persona y por lo tanto difíciles de reproducir. Ejemplos de ello son el reconocimiento por iris, retina, las huellas dactilares, los patrones faciales, entre otros.

Lo cierto es que de hace un tiempo a la fecha, hemos sido testigos de innumerables casos de vulneración de contraseñas, sistemas, ataques de ransomware, entre otros, perpetrados por malintencionados con un poco de astucia y cierto conocimiento de ingeniería social. Esto ha puesto en evidencia que la autenticación a través de contraseñas, tarjetas o chips, utilizada como único método, no ha mostrado ser efectiva para mantener blindada nuestra información virtual.

Por eso, se ha vuelto una necesidad contar con formas de autenticación más robustas. La biometría, al basarse en características que son medibles fácilmente con precisión y, en muchos casos, difíciles de falsificar, es una respuesta ante la demanda de más seguridad por parte de los usuarios.

Pero, ¿cuáles serían los problemas asociados de la utilización de la biometría como método de autenticación? Aquí entran a jugar múltiples factores. En primer lugar, hoy es difícil esperar una coincidencia exacta de las características físicas. Además, puede presentarse cierta tasa de error asociada con los sensores biométricos.

Pero, también plantea algunos inconvenientes vinculados con el costo y la disponibilidad de los lectores sensores. Y, un punto no menor, es la falta de voluntad o poco conocimiento de los usuarios para interactuar con dispositivos de entrada biométricos, por lo que la educación en estos casos resulta fundamental.

Por todo esto, podemos concluir que biometría llegó para quedarse. Las tecnologías seguirán evolucionando para aumentar su precisión, eficiencia y seguridad. Por eso, estamos en condiciones de afirmar que podría ser un método de autenticación muy prometedor en el futuro, funcionando más bien como una forma secundaria de autenticación y no así de identificación.

Hoy sería muy prematuro hablar de ella como un método de identificación digital. Su reto actual es poder ser un eficiente método de autenticación. Más allá de optar por uno u otro, es importante recordar que la autenticación de 2 factores se vuelve imprescindible. Sin ella, estamos más expuestos a ser atacados y nuestra información posible de ser robada.No hay que perder de vista que esto puede traerles importantes beneficios al usuario al tiempo que maximizan su seguridad.

Perito informático forense, especialista en seguridad, socio del estudio CySI

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.