Suscriptor digital

Cómo planear las Relaciones Públicas

UN LIBRO DE WASHINGTON DANTE ILLESCAS Editorial Macchi, 264 Págs.- 22 pesos
(0)
22 de agosto de 2000  

Las Relaciones Públicas no son una actividad transitoria ni marginal que se utiliza para corregir errores con los clientes u otros grupos. Son una función de la empresa tan importante como finanzas, comercialización o administración. Washigton Dante Illescas desarrolla en Cómo planear las Relaciones Públicas las etapas que las empresas deben cumplir para no dejar librada al azar una actividad tan relevante como ésta.

  • Objetivos: antes de diseñar cualquier plan, es un requisito ineludible conocer la filosofía de la empresa, sus políticas y objetivos. Estos últimos podrán ser ofensivos, destinados a alcanzar metas generales, o preventivos, dirigidos a encarar situaciones advertidas en el seno de la organización. Los fines se corresponderán con el propósito de acercar o interrelacionar la empresa con quienes la integran y con los sectores externos con los que se encuentra ligada.
  • Autoconocimiento: la incorporación de un plan de Relaciones Públicas supone afianzar el desarrollo humanístico y social. Se estructurarán programas sólo después de conocer la empresa en profundidad.
  • Estrategias: guarda estrecha relación con las actividades que la empresa realiza. Implica conocer el espíritu de la institución y el medio ambiente interno y externo en el que se mueve.
  • Públicos: tanto sea en el orden comercial, social, industrial o de servicios, estos públicos serán los destinatarios de las realizaciones de la empresa y el centro hacia donde se dirijan las acciones proyectadas.
  • Integración: uno de los factores más importantes para concretar la realización de metas en Relaciones Públicas es analizar la trilogía públicos-objetivos-empresa y las relaciones que los involucran con accionistas, inversores, directivos y personal.
  • Comunicaciones: representan un factor crítico, ya que las políticas, filosofías o las prácticas empresariales serán interpretadas para acercarlas a los diversos públicos mediante adecuados sistemas de comunicación. El establecimiento de distintos canales determinará la puesta en marcha del programa.
  • Planificación: comprende la selección e instrumentación entre alternativas posibles de objetivos, políticas, procedimientos y programas. En el caso de las Relaciones Públicas, la repercusión sobre el sector que opera influye en la imagen hacia el exterior que se pretenda impartir.
  • La metas que guían las Relaciones Públicas incluyen cumplir un plan de acción de apoyo a las políticas de la empresa y un programa que busque consolidar su imagen social en la comunidad.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?