Crear y defender el trabajo, el desafío más urgente

Paula Urien
Paula Urien LA NACION
(0)
29 de junio de 2018  

Los últimos números presentados ayer en el Ministerio de Trabajo hablan de lo difícil que es generar empleo genuino, de calidad y registrado en el país. También, que el empleo no registrado es enormemente vulnerable, con la inestabilidad física y emocional que ello trae como consecuencia.

Se podría comparar la situación del mundo laboral con el partido Argentina-Nigeria: era muy difícil clasificar porque había muchas variables para conseguir el pase a octavos. Así se ve el panorama del empleo en el segundo semestre: incierto, cuesta arriba, con el riesgo de que se pierdan puestos de trabajo si no hay algo de reactivación.

La industria manufacturera ya viene con varios meses negativos: 18.600 puestos menos en la comparación entre abril de 2017 y el mismo mes de este año. La construcción tracciona con 35.800 puestos más en el mismo período. Habrá que ver si los contratos de PPP mantienen la cantidad de trabajadores en la obra pública.

Tras la presentación del informe, en la vereda de la misma cuadra del Ministerio de Trabajo, a metros de la entrada (Av. Leandro N. Alem al 600), una familia se reparte en colchones sucios con cuatro chicos en remera, sentados, quietos (ilógico cuando se piensa en la energía inagotable infantil). Hace mucho que no se bañan y todo indica que el alimento escasea. Una mujer está cerca de ellos, sin dientes, durmiendo. Un hombre vigila a la familia y a unos carros de cartonero. El ministerio se ocupa, hace llamados para buscar ayuda, pero esto es cosa de todos los días.

Solo a unos pasos de allí, sobre la misma cuadra, un restaurante con un cartel en la puerta que pide personal para trabajar. Según Manpower, a dos de cada tres empleadores les cuesta contratar el personal que necesitan. Cómo unir esas dos necesidades es el enorme desafío por delante.

En la esquina para un taxi. El conductor no conoce la calle Callao. Es venezolano. Cuenta que es técnico en aire acondicionado, un rubro que ya no tiene salida en Venezuela porque "la gente solo usa lo poco que tiene para comer". Trabaja 14 horas y su día arranca a las 4 de la mañana. Puede buscar pasajeros en Retiro, aunque -explica- debe pagarle a un puntero un canon de $200 cada semana. La ilegalidad, siempre cerca. Con una formación y la actitud que eso genera en una persona, trata de ahorrar para volver a trabajar en lo suyo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.