El desempleo bajó a 8,5%, pero aún hay más de un millón de desocupados