Recortes. El doble discurso, un claro abuso de poder