El empleo se detiene igual que el ritmo de la economía

Hay una primarización de las actividades por costos laborales similares a los de 2001
Paula Urien
(0)
9 de junio de 2013  

Quizás una de las conclusiones más impactantes de los especialistas cuando se refieren al proceso por el que pasan los distintos sectores de la economía en la actualidad es la primarización de la economía en detrimento del empleo. "En vez de exportar vinos, exportamos mosto. No conviene exportar vino por los altos costos que tiene aparejada la producción, entre ellos, los laborales", dice Ernesto O’Connor, director de la maestría en Economía Aplicada de la Escuela de Economía de la UCA. Coincide un ejecutivo de una de las firmas más importantes de consumo masivo de la Argentina, hiper regulada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

"Nosotros todavía industrializamos los productos primarios, pero hay multinacionales que optaron por exportar los insumos y hacer la elaboración en sus plantas en otros países". A contrapelo de la leyenda que sostiene el llamado modelo, y que se denomina Matriz de acumulación diversificada con inclusión social, "conviene exportar la commoditie y no pagar salarios", dice O’Connor.

Atraso cambiario y una brecha con el dólar oficial de más de 60%, cepo, precios regulados y ahora congelados. La increíble inflación de dos dígitos, el aumento de costos laborales que ahora son similares a los de 2001, el aumento del costo de insumos, la imposibilidad para girar dividendos, dificultades para importar piezas clave para la producción, empleados descontentos con sus haberes porque son reducidos por el impuesto a las ganancias. Cada vez más trabas bloquean y asfixian la economía creando –para diversos sectores de la producción– un estrés financiero que se manifiesta en los bajos márgenes de rentabilidad, en un compás de espera y, en algunos casos, en reducción de personal.

"La economía entró en una nueva etapa, la de bajo crecimiento, desde fines de 2011", dice Ernesto O’Connor, director de la maestría en Economía Aplicada de la Escuela de Economía de la UCA. "Las medidas planteadas en materia económica crearon el efecto inverso al deseado. Hay que tener en cuenta que la estructura industrial no cambia desde hace décadas, y está basada en insumos importados".

Como dato curioso, según Haruko Archenti, directora de reclutamiento y selección de la consultora Archenti Group, surgió un nuevo puesto muy requerido por las empresas: el ingeniero inverso. "Es el encargado de identificar las piezas que componen un elemento clave para la industria y determinar la posibilidad de conseguirla o producirla en el país". Por ahora, esta estrategia no parece ser suficiente.

El último Estimador Mensual Industrial (EMI), elaborado por el Indec, muestra que la actividad industrial del primer cuatrimestre de 2013 con respecto al mismo período del año anterior presenta un incremento de 0,1% en términos desestacionalizados.

Varios economistas están de acuerdo en que hay un período peligroso, llamado estanflación, que quiere decir estancamiento de la actividad económica acompañado de una altísima inflación. Según el EMI, 98% de las empresas no espera cambios en la dotación de personal durante el mes en curso con respecto al mes anterior, y 2% anticipa una disminución.

El último índice laboral del Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Di Tella muestra que en la ciudad de Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires la demanda laboral disminuyó un 0,5% durante mayo con respecto al mes anterior en la serie desestacionalizada. Las variaciones interanuales son negativas desde junio de 2011 y hoy está por debajo de su promedio histórico.

"Hace un año que no hay creación neta de empleo privado", dice O’Connor. "Desde fines de 2011 se aprecia en el sector privado que no se crean nuevos puestos de trabajo, por lo menos en grado suficiente y acorde con la evolución que se había operado de 2003 en adelante", coincide Daniel Funes de Rioja, flamante presidente de la Organización Internacional de Empleadores. "Por otro lado, tampoco es suficiente en términos de crecimiento vegetativo de la población."

"La última encuesta de PwC muestra que aumentaron las empresas que piensan mantener su dotación y representan la gran mayoría –dice Florencia Deverill, managing director de PwC–. En general, los mercados están relentizados y recelosos de lo que pueda pasar después de las elecciones de octubre. Por ahora, las vacantes están frizadas y no se ven grandes inversiones."

Pablo Guidotti, profesor plenario de la Universidad Di Tella, concluye que con costos laborales similares a los de 2001 no pueden esperarse variaciones con respecto a la situación actual del empleo.

Algunos sectores

El financiero y también el automotriz quizá son los más favorecidos en este sistema económico. Como contraparte, otros grandes empleadores se dedican a esperar.

Financiero: es de los pocos que crecieron. Según Nadin Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), durante el primer cuatrimestre de 2013, la economía creció 1,2% respecto de igual período del año último.

"El sector de intermediación financiera fue el que presentó el mayor crecimiento. De hecho, durante los primeros cuatro meses de este año se expandió 16,2% anual en términos reales. Se torna relevante aclarar que este sector genera aproximadamente 5% del PBI. En materia de empleo, esta rama de la actividad presentó en 2012 un incremento de 2% interanual en el número de puestos de trabajo y una suba de 28% en las remuneraciones netas promedio. Asimismo, si bien el sector presenta una importante masa salarial (5% del total), aporta sólo el 3% del empleo total".

Construcción: "En el primer cuatrimestre de 2013, el sector de la construcción mostró una contracción de 0,7% anual –dice Argañaraz–. Es importante remarcar que este sector ha sido uno de los más perjudicados desde la instauración del control cambiario, tal como puede apreciarse en la variación interanual del acumulado parcial del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC)."

La intensificación de las restricciones cambiarias que se implementan desde octubre de 2011 tiene, entre sus consecuencias, un impacto no menor sobre la mecánica de funcionamiento de la construcción. Durante la última década, los inmuebles funcionaron como una inversión alternativa en dólares para sectores con capacidad de ahorro e inversión. El comprador o propietario de un inmueble consideraba que su bien se intercambiaba por una cantidad de dólares y a su vez su precio se iba actualizando.

"En materia de empleo, el sector aporta 7% del empleo total y cuenta con una masa salarial que representa 6% del total. Durante 2012 cayeron en un 6% interanual los puestos de trabajo y aumentaron las remuneraciones netas promedio en un 24% en esta rama de la actividad. Es necesario aclarar que la construcción genera un 5% en el valor agregado de la economía."

Automotriz: según los últimos datos del EMI, la fabricación de vehículos automotores presenta, en el primer cuatrimestre de 2013, una suba del 15,8% con respecto al mismo período del año último. Para Guidotti, "es cierto que el sector automotriz, y también quienes venden televisores, computadoras y otros artefactos, se beneficia con la coyuntura actual, porque son bienes considerados durables y un refugio para los pesos. Es decir, la gente se deshace de los pesos y compra autos. Sin embargo no es un dato positivo, sino una distorsión. Es estimular a un sector con un pulmotor".

Pymes y economías regionales: hay, según la Fundación Observatorio PyME, unas 140.000 pymes en la Argentina que generan, junto a las microempresas, la mitad del empleo privado del país.

"El empleo está estancado y tenemos en el primer trimestre del año un índice levemente negativo. Todos los sectores de las pymes perdieron empleo. Quizás el único que sale de esta tendencia es el de autopartes. La caída más pronunciada está en alimentos y bebidas –dice Vicente Donato, director del observatorio–. En 2012 también estuvo estancado. En las micropymes la pérdida del empleo es más importante, tal vez porque hay más empleo informal y menos espalda para soportar costos laborales cada vez más altos."

Donato aclara que cuando se reducen los puestos de trabajo, primero se ven afectadas las horas extras, después las micropymes y le siguen las pymes. "El 90% de las pymes están complicadas por su costo de producción, tanto salarios como materias primas. Claramente hay un problema de rentabilidad." Las empresas grandes están muy controladas y bajo la lupa; las pequeñas y medianas van reduciendo su personal silenciosamente.

"Las economías regionales (agroindustria en particular) verifican una retracción en cuanto a su expansión productiva y creación de empleo, lo que se puede constatar no sólo en la no generación de nuevos puestos de trabajo, sino en la reducción de horas suplementarias", dice Funes de Rioja.

Personal temporario: un sector que late al pulso de la economía. Para Roberto Giunchetti, presidente de la Federación Argentina de Empresas de Trabajo Temporario (Faett), "no se ve una caída terrible de la actividad, pero sí una caída. La entidad, que reúne a empresas que tienen una fuerza laboral conjunta que supera un promedio de 88.000 personas. La mitad son operarios y administrativos, y 43% del total tiene hasta 25 años.

En el primer trimestre de 2011 la fuerza laboral total era de 95.288 personas. "En el primer trimestre de 2013 se nota una leve caída de la actividad que acompaña a la actividad económica. Existe una relación muy directa entre el nivel de actividad y el personal ocupado. Pero de todas maneras pensábamos que la caída iba a ser más dura", comenta Giunchetti.

Consumo masivo: desde una de las mayores empresas dedicadas a este rubro y bajo la mira de Moreno, dicen que ya desde 2006 los precios están controlados por el secretario de Comercio. "En los productos básicos, como aceite, por ejemplo, permite dos o tres subas por año del 3 por ciento. En los intermedios, las subas permitidas son del 6%, y en los premium se puede llegar al 9 por ciento. Estas restricciones afectan notablemente los márgenes de ganancia. Además nos tocan con los aumentos por paritarias, más los aumentos en los precios de los insumos. Todavía no se ven despidos, la planta está estable, pero veremos qué pasa más adelante."

Sectores que se contraen

  • 140.000 / Pymes en la Argentina

    Junto a las llamadas micropymes, aquellas que tienen menos de 10 empleados, representan la mitad de los trabajadores del sector privado del país
  • 88.000 / Trabajadores temporarios

    Eran 95.288 en 2011. La disminución de contratados va en línea con el menor nivel de actividad de la economía en el país
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.