El juego de los resultados

Las actividades lúdicas pueden contribuir con el progreso de las compañías
(0)
29 de enero de 2002  

Silvia, gerente general de una compañía, nunca imaginó encontrarse en una situación semejante: atada de las manos con su colega y compañero de despacho. Al principio se hablaban y trataban de encontrar la manera más fácil y rápida para liberarse. Pero, luego de varias intentonas, y tirones sin resultados, ella no soportó más y exclamo: "¡En la oficina me hacés lo mismo!" Los ejercicios físicos -como parte de un programa que sirva para el desarrollo de las organizaciones- pueden manifestar los conflictos en el lugar de trabajo y ser una herramienta valiosa para que las personas observen las actitudes que causan problemas.

Según la doctora Beatriz Terinelli, directora de la consultora Coaching de Psicología Estratégica, este método, que integra ejercicios físicos y actividades vivenciales, consigue, en la mayoría de los casos, captar la atención de las personas porque es un momento de distracción. Los empleados, al sentirse fuera de la presión laboral, se relajan y logran exponer en las actividades físicas los miedos y conflictos que sufren en su trabajo.

"La organización de los juegos se realiza cuando se conoce el conflicto de la empresa. Me entregan un análisis de las causas que originan el problema y sobre este diagnóstico elaboro las actividades outdoor o al aire libre. Trabajamos todo un equipo interdisciplinario -profesores, psicólogos, contadores-, para captar y resolver el problema desde diversos ángulos", explica Jorge Juárez, entrenador de coaching.

Causas del conflicto

En general, las causas más comunes que producen una baja en el rendimiento están relacionadas con el stress. Esta situación suele provocar problemas de comunicación, conflictos entre áreas o interpersonales, problemas de liderazgo, mala atención al cliente o un descenso en las ventas. Las actividades outdoor están dirigidas al mercado empresarial. En las compañías se puede realizar ejercicios en equipo o de manera individual, depende los requerimientos y las metas u objetivos que necesiten lograr las organizaciones.

"Al principio hay una gran resistencia. Las personas se manifiestan rígidas al contacto con el otro y la primera intención es de enfrentamiento -comenta la especialista-. Pero la clave de los ejercicios es utilizarlos como espejo para mostrar las actitudes que es posible desarrollar." La doctora Terinelli aclara que nunca se habla de cambio o transformación. "La personas no quieren cambiar. Además, es intolerante tratar de modificar las actitudes innatas de los empleados. Sólo se puede manejar el concepto de desarrollo. Cuando hay ciertas cualidades o condiciones que presentan problemas en el ámbito laboral, es posible -mediante ejercicios prácticos- volverlos a favor del progreso de una empresa."

La consultora tiene un frase de cabecera: La presión logra exponer el Mr. Hyde de todas las personas (ser malvado del cuento de Robert Louis Stevenson, El extraño caso del doctor Jekill y Mr.Hyde ). "Cuando alguien se siente atacado se ampara en conductas infantiles. Sin querer y sin ser consciente emerge otro ser. Las actitudes cambian porque no se resiste la presión, nace una persona dura, enojada, persecutora, controladora." El juego que se asigna va a depender del problema por el cual esté atravesando la empresa. En ocasiones hay que enfrentar a dos personas centrales o a todo un equipo que trabaja en una misma área. Los juegos no son tradicionales ni tampoco se repiten, aun cuando en otro lugar tengan el mismo conflicto.

Existen actividades de equilibrio (en general, son dos personas que necesitan pulir su relación); atención y reacción; liderazgo; búsqueda (vinculado con los objetivos que pretende obtener la organización); contacto; confianza y expresión corporal, entre otros.

"Hay que utilizar estrategias que despierten la atención. Pero lo importante es llegar a los empleados -comenta la directora-. Por eso, la práctica, la vivencia personal, el poner el cuerpo, son fundamentales para el desarrollo de la compañía. No es lo mismo escuchar un argumento de una película que mirarla, y mucho mejor si somos actores. Todos debemos ser protagonistas de nuestro desarrollo."

La vivencia en el tapete

Andrés Duff, director de Recursos Humanos del área sudamericana de la Empresa Ryder, que brinda servicios de logística integrada (procesos de movimientos o traslados de insumos y productos terminados, a los centros de producción y servicios), comenta su experiencia y los logros obtenidos con la implementación del método.

"Como director del sector de Recursos Humanos sugerí a la dirección el apoyo y acompañamiento de una herramienta moderna que ayude a desarrollar o mejorar las habilidades de comunicación, trabajo en equipo y liderazgo", explica Duff.

La empresa aplicó este sistema en el personal directivo y luego de tres meses se observaron efectos positivos en la gestión. "Al principio, aplicar la herramienta es como calzar zapatos nuevos. Es incómodo y las conductas no son espontáneas. Pero cuando comenzamos a practicar las técnicas obtuvimos grandes mejoras -afirma-. Mucho más aún cuando nos damos cuenta de que también crecemos y mejoramos en nuestras vidas cotidianas."

Objetivos

Las actividades lúdicas buscan:

  • Desestructurar: buscar el contacto entre las personas para lograr una mejor y más pulida relación.
  • Entender los conflictos ajenos: contener, comprender y llegar con diferentes actitudes a los demás para que no se sientan presionados.
  • Lograr el compromiso: darse cuenta de que no hay bandos diferentes. Todos están compartiendo un mismo objetivo.
  • Dejar la postura de víctima: siempre hay tiempo para un desarrollo interno que permita el crecimiento de toda una estructura.
  • Tomar conciencia: conocer el lado oscuro de las actitudes que no permiten el desarrollo.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?