Recortes. El pasado laboral marca diferencias