Recortes. El surrealismo invade el área de RR.HH.