El teléfono, fuente de empleo