Recortes. El trabajo, la familia y las verdades a medias