Hacia la identidad profesional

Los principales pasos para tener éxito en este proceso
Los principales pasos para tener éxito en este proceso
(0)
22 de enero de 2002  

¿Cómo imagina su futuro laboral? ¿Cómo planificar las acciones necesarias para alcanzarlo? ¿Cómo definir y desarrollar el propio potencial? ¿Cómo actuar en un mercado tan cambiante? ¿Cómo manejar la angustia que provoca la incertidumbre?

El ser profesional se inicia al elegir una carrera universitaria o un ámbito de inserción laboral y continúa su desarrollo a lo largo de nuestras vidas. En medio de ese recorrido nos enfrentamos con crisis personales o de contexto que pueden llevarnos a perder el foco y a caer en situaciones de desorientación y desánimo.

Hablar de identidad profesional en un mercado escaso de propuestas, tantas veces duro y desalentador puede parecer una utopía. Y es en esta confusión con el entorno que vamos perdiendo nuestra propia visión de quiénes somos, qué queremos y cuáles son nuestras potencialidades. Imaginar un futuro deseado y centrarnos en nosotros mismos puede vivirse como una pérdida de tiempo, cuando lo que teóricamente hay que hacer es armar un buen currículum, tener contactos, responder a todas las expectativas y resignarse a cualquier posibilidad.

Sin embargo, no podemos olvidar que estamos en nuestras manos, que somos nuestra primera herramienta de trabajo y que cuidarla y desarrollarla a conciencia es la única manera de ser protagonistas de la propia historia, aumentar el poder personal e incrementar las posibilidades de éxito.

Como toda etapa de crecimiento, el camino hacia la identidad profesional requiere de trabajo (para ubicarse distinto, lograr el autoconocimiento, aumentar la confianza y actuar en consecuencia a lo propuesto), resignación (para aceptar aquello que no podemos, aquello que tenemos que dejar de lado y el costo asociado a las decisiones tomadas) y entusiasmo (para mejorar la calidad de la acción y disfrutar tanto del proceso como del resultado).

Estos son algunos de los pasos del proceso de búsqueda de la identidad profesional:

1. Plantear un escenario futuro: responderse qué queremos como profesionales, cómo imaginamos el trabajo ideal y cuál es el futuro deseado.

2. Analizar lo externo: analizar los aspectos facilitadores y limitantes de la sociedad y del mercado en los que vivimos. Diferenciar realidades de mitos.

3. Analizar lo interno: ver cuánto de lo que somos, tenemos y hacemos hoy nos llevan hacia ese futuro. Ver estrategias para utilizarlo y aplicarlo a favor. Ver cuánto de lo que somos, tenemos y hacemos hoy nos alejan de ese futuro. Diferenciar cuánto es coyuntura y necesitamos conservar por el momento y cuánto es parte de un arrastre de historias y conveniencias pasadas que ya no nos sirven. Descubrir los propios condicionamientos no significa que podamos cambiarlos o eliminarlos, pero sí nos da la posibilidad de un control consciente de nuestras debilidades en lugar de ser víctimas de sus influencias. Conectarse con el propio estado de ánimo y ver cómo influyen en nosotros y en los demás.

4. Delimitar un plan de acción para alcanzar lo propuesto con las posibilidades reales que tenemos y con un aumento del dominio emocional de las situaciones.

5. Implementar el plan de acción personal, analizar experiencias, descubrir desvíos y hacer las correcciones correspondientes.

Conseguir un buen trabajo es un trabajo en sí mismo. Solos o asesorados por profesionales expertos, lo importante es ser metódicos, ampliar la óptica de análisis y aprender en cada paso del camino que nos acerque al objetivo.

La autora es psicóloga laboral

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.