Jóvenes en cargos jerárquicos

Los menores de 30 años son elegidos por su potencial y disposición para el cambio
(0)
11 de diciembre de 2001  

A pesar de la corta edad y, en la mayoría de los casos, desconocimiento de las responsabilidades del puesto, son muchas las empresas que contratan o promueven jóvenes a cargos jerárquicos. En algunos casos, la experiencia es fundamental para poder acceder a estos puestos. En otros, se valora el potencial y la excelencia del candidato.

Por ejemplo, Nora Berio, directora de la consultora KPMG, asegura que sin experiencia previa es muy difícil ser contratado. "Para cargos gerenciales, las personas tienen que tener alguna experiencia en esa posición. Las empresas no suelen pedir jóvenes sin esta característica."

Para Gustavo Mothe, coordinador del área de operaciones y sistemas de Scotiabank Quilmes, de tan sólo 27 años, también son muy importantes los pergaminos, aunque destaca la necesidad de proyectar esa capacidad en el futuro. "Para ingresar en un puesto de trabajo valen mucho los papeles; sin embargo, luego siempre se elige al candidato de mayor potencial." Mothe comenzó en el banco hace dos años y medio. Trabajó en varias sucursales, luego pasó por la banca corporativa y reingeniería, donde realizó tareas por un año, hasta que desembarcó en su cargo actual.

En la consultora Andersen no es requisito excluyente que el joven haya realizado tareas laborales para poder acceder a un puesto jerárquico. "No se necesita experiencia para que contratemos a un joven próximo a graduarse o graduado recientemente. Aquí se privilegia la excelencia del candidato", comenta Hugo G. Wanigortin, director de Recursos Humanos.

En Argencard SA, la elección del candidato no depende de la edad ni de la experiencia. "No es excepcional contratar jóvenes para cargos jerárquicos. Al momento de la selección, sea interna o externa, se evalúan las habilidades del candidato en su totalidad, pero no nos fijamos en su edad", sostiene Guillermo Orlando, gerente de capacitación, desarrollo y staffing.

Requisitos excluyentes

El liderazgo es un denominador común al momento de establecer las condiciones para contratar o promover a un joven a un puesto jerárquico. Sin embargo, para Wanigortin no es la única competencia. "Un joven debe tener capacidad de planificación e implementación, vocación de servicio al cliente, habilidad para trabajar en equipo y para establecer relaciones interpersonales. Debe, además, mostrar responsabilidad, iniciativa, creación, proactividad y ambiciones de progreso."

Federico Gulland, gerente de control de operaciones de Argencard SA, llegó a este puesto hace dos años, cuando tenía 25. Pero las causas por las cuales fue elegido fueron otras. "Presumo que mi honestidad, profesionalismo y capacidad de integración con el resto de las áreas de la compañía fueron los factores determinantes", comenta.

Para Federico Ford, de 29 años, gerente de planeamiento y compensaciones de Scotiabank Quilmes, "el liderazgo para posiciones gerenciales es fundamental, al igual que saber tomar decisiones".

Generadores de ideas

El hecho de ser joven y ocupar un cargo jerárquico dentro de una empresa, puede jugar en favor o en contra al momento de tomar decisiones, según las circunstancias. Carolina Suñol, recientemente designada gerente de Marketing y servicios a entidades de Argencard SA, sostiene que "la ventaja fundamental de ser joven está en la capacidad de liderar cambios. Las personas con mucha experiencia en un puesto y una gran sabiduría, en general se resisten al cambio".

Su compañero de trabajo, Federico Gulland, considera que " algunas veces, el hecho de ser una persona joven significa aportar nuevas ideas o formas de resolver problemas. Lo que suele ocurrir con las personas con muchos años de experiencia en un puesto, es que están acostumbradas a resolver problemas de una determinada manera, y con el tiempo, los usos y costumbres en una compañía pueden transformarse en paradigmas difíciles de cambiar".

"A veces las personas que tienen muchos años en una organización ven las cosas desde su perspectiva. En cambio, la gente joven trae experiencias de afuera y está más en contacto con el mercado o la teoría, si es que se acaba de recibir", afirma Mothe.

El privilegio de los de adentro

La mayoría de las empresas, al momento de contratar una persona para cubrir un cargo, prefiere a los empleados que ya forman parte de la compañía. Gabriela Defelipe, de 25 años, es analista de empleos y desarrollo y alcanzó este puesto luego de pasar por varios sectores del Scotiabank Quilmes. "Empecé como junior dentro del área y después fui pasando por otros lugares hasta llegar acá."

Una experiencia similar fue la de Juan Pablo Silva, gerente de Recursos Humanos de Siemens, que llegó a ocupar este cargo a los 29 años. "Comencé como joven profesional, luego trabajé en un proyecto dentro del área de Recursos Humanos, pero antes me desempeñé en el sector de desarrollo, compensación y atención al cliente para tener un conocimiento más global dentro del sector de Recursos Humanos."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.