La estructura económica y el desafío de crear empleos

Fuente: Archivo
Luis Campos
(0)
16 de diciembre de 2018  

-¿Cuáles son los principales desafíos del mercado de trabajo?

-La creación de puestos de trabajo formales en el sector privado en la Argentina es muy débil y desde 2011 ha estado muy por debajo del ritmo de crecimiento de la población. Esta tendencia se profundizó en los últimos tres años, como consecuencia de una pérdida de más de 100.000 puestos de trabajo en la actividad industrial, mientras que solamente crece la ocupación en los sectores ligados al aumento poblacional (como los servicios de enseñanza y de salud), en el sector no registrado y en el cuentapropismo. Este comportamiento del mercado de trabajo tiene consecuencias muy perjudiciales, ya que genera una mayor fragmentación social y deteriora aún más la sustentabilidad del sistema de seguridad social, entre otras.

-¿Qué papel cumple la negociación colectiva?

-En los últimos años, la negociación colectiva se transformó en un mecanismo defensivo para evitar un deterioro aún mayor del salario real en el sector privado, a tal punto que para fines de 2018 la mayoría de las actividades habrá acordado aumentos en torno al 40 por ciento anual. Sin embargo, aproximadamente la mitad de la fuerza laboral está por fuera de su cobertura, por lo que no sorprende que los trabajadores no registrados, los cuentapropistas y los ocupados en el sector público sean los grupos que muestran mayores caídas en materia de ingresos, en términos reales, es decir, corregidos por inflación. Por el contrario, la negociación colectiva ha sido ineficaz para prevenir la inclusión de cláusulas de flexibilización laboral, que son muy habituales en los convenios por empresa o en negociaciones articuladas con los convenios de actividad.

-¿Cómo podría impulsarse una mayor creación de empleo?

-La falta de empleo no tiene una única causa. Abordar esta cuestión de manera sostenible requiere considerar la estructura económica del país en su conjunto, en el marco de una planificación integral que solo puede ser realizada desde el Estado. En particular, la eliminación de derechos laborales vía reformas laborales no solo no revertirá los déficits del mercado de trabajo, sino que se corre el riesgo de profundizarlos, tal como lo muestra la experiencia de los años 90. Para dar cuenta de este desafío, es necesario revertir la reprimarización económica que nuestro país viene atravesando desde hace décadas. Este proceso ha conducido a una creciente precarización de la estructura ocupacional y a una diferenciación cada vez mayor de los patrones de consumo, profundizando los niveles de desigualdad y abriendo la puerta a mayores niveles de conflictividad social.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.