La letra determina el futuro