Suscriptor digital

La nueva generación llega a las empresas

Los jóvenes de entre 23 y 28 años manejan su propia carrera y exigen oportunidades de crecimiento a sus empleadores
(0)
28 de marzo de 2000  

Saben lo que quieren de su profesión. Estudian como mínimo una carrera universitaria -muchas veces dos-, hablan inglés y creen que el posgrado es un paso obligado. Internet es parte de su mundo cotidiano. Dedican tiempo a su vida personal, pero están listos para hacer las valijas y viajar en cualquier momento en nombre de la empresa. Son capaces de renunciar a un buen sueldo por una perspectiva de crecimiento profesional, o para correr el riesgo de generar su propio negocio.

A grandes rasgos, ése es el perfil de la nueva generación de profesionales jóvenes -de entre 23 y 28 años- que está irrumpiendo en las empresas.

Inquietos y demandantes, estos jóvenes plantean nuevos desafíos para los que deben seleccionarlos, retenerlos y supervisarlos. A menudo se encuentran sobrecalificados para lo que el mercado les ofrece y suelen provocar una mezcla de temor y desconcierto en sus jefes directos, representantes inequívocos de otras generaciones.

A mayor velocidad

"La gran diferencia de estos jóvenes con la generación anterior está en sus tiempos. Los plazos que tienen para alcanzar sus objetivos son más cortos. Por eso, son más exigentes con la empresa, en las oportunidades que esperan de ellas", dice Diego Ghidini, director de la consultora Ghidini Rodil.

"Los profesionales jóvenes tienen claros sus objetivos y saben que su misión es generar resultados en la empresa desde su puesto de trabajo", coincide Paulina Rainstein, socia gerente de la consultora Excelencia & Management, que junto con su equipo de trabajo elaborraron recientemente un análisis del perfil de estos jóvenes a partir de su experiencia.

"La nueva generación de profesionales tiene una mirada renovada sobre la realidad. No quiere decir que sean más inteligentes o mejor formados, porque no ha habido cambios de importancia en los modelos universitarios con respecto a la generación anterior", opina Hugo Casentini, gerente de Planeamiento de Recursos Humanos de Philip Morris.

Sin embargo, estas personas no se contentan con una carrera universitaria. "Debido a la necesidad de combinar perfiles técnicos y profesionales, muchos estudian dos carreras, como Contador Público y Administración, o Ingeniería y Marketing", asegura Rainstein. En general, completan su formación con un posgrado relacionado con sus carreras, en el país o en el exterior. Hablan inglés a la perfección y muchos ya están incursionando en portugués y francés.

Su relación con las tecnologías es distinta. "Son jóvenes.com -dice Casentini-. Nacieron con el lenguaje de Internet incorporado, no tienen que adaptarse a él. Tienen un menor sentido de la territorialidad, porque están acostumbrados a enterarse en tiempo real de lo que está pasando."

A la hora de decidir su destino laboral, esta nueva generación es exigente. "Buscan organizaciones que les permitan el desarrollo profesional y no se fijan sólo en la remuneración que la empresa ofrece -expresa Rainstein-. Son capaces de sacrificar un buen sueldo por una mejor proyección de carrera. A menudo pueden hacerlo porque, como se casan y tienen hijos más tarde, no enfrentan las obligaciones familiares todavía."

Estos profesionales saben que las relaciones laborales de por vida ya no existen, y ponen el foco en su propia carrera. "Hace cinco años, un candidato preguntaba qué plan de carrera tenía la empresa para él -explica Casentini-. Hoy se pregunta qué compañía existe para los planes que él tiene."

La lealtad hacia la empresa se construye para ellos de manera diferente. "Para ser leales, esperan que la compañía les ofrezca ciertas condiciones para su desarrollo profesional, como espacios para crecer, respuesta a sus necesidades y la posibilidad de una carrera compatible con sus tiempos personales", agrega Ghidini.

A cambio, están dispuestos a dedicar todas las horas que el trabajo exija, y a viajar y trasladarse cuando sea necesario. "No lo ven como un sacrificio, saben que es parte del trabajo y sus familias y parejas los acompañan en esto", aclara Rainstein.

A diferencia de la generación anterior, buscan el equilibrio entre su vida profesional y familiar. "Intentan no descuidar la calidad de su vida personal y dedican tiempo a sus afectos. Hombres y mujeres se suelen complementar con las obligaciones de la casa común y son más compañeros en la carrera profesional", dice Rainstein.

Difíciles de motivar

Quienes reúnen el perfil descripto tienen la entrada y permanencia en el mundo laboral prácticamente aseguradas. "Para los que hacemos búsqueda y selección, es bastante dificultoso encontrarlos, porque en general están trabajando y ganan bien -dice Rainstein-. Muchas veces el mercado no les ofrece el espacio para su inquietud constante, y se encuentran sobrecalificados para los trabajos que consiguen."

Con semejante nivel de proactividad, esta nueva generación ya está sembrando inquietudes -y hasta franco temor- en sus superiores. Los jefes directos deben conducir a empleados con formación académica muchas veces más completa que la suya, bilingües y decididos a avanzar sin pausa. Los gerentes de Recursos Humanos, por su parte, deben aguzar el ingenio para retenerlos y motivarlos.

Para Ghidini, estas demandas demuestran la necesidad de replantear la forma en que se remuneran las tareas. "Hay que reformular los modelos de compensación. A estos jóvenes no se los compensa sólo con dinero", agrega.

"Antes se iban de la empresa por un sueldo mejor -coincide Casentini-. Hoy lo hacen para asociarse y crear sus propios negocios."

Realistas y emprendedores

  • Son graduados universitarios de una o dos carreras.
  • Tienen posgrados en el país o el exterior en temas relacionados directamente con sus carreras.
  • Son bilingües en inglés, con conocimientos de otros idiomas, sobre todo portugués y francés.
  • Internet es parte de su mundo cotidiano.
  • Buscan organizaciones que les ofrezcan oportunidades de crecimiento.
  • Son responsables de su carrera profesional y no esperan todo de la empresa.
  • Buscan equilibrar su vida profesional y personal.
  • Están dispuestos a viajar y trasladarse.
  • No ingresan en una compañía con la idea de permanecer de por vida en ella.
  • Son leales a la empresa siempre y cuando les permita desarrollarse profesionalmente.
  • No desechan la posibilidad de iniciar su propio negocio.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?