Las empresas valoran cada vez más la creatividad

Las nuevas ideas hacen la diferencia
(0)
22 de enero de 2002  

MADRID (ABC).- En la creatividad está la diferencia. Los profesionales en dar rienda suelta a la imaginación con el objetivo de construir y poner en práctica nuevas ideas son cada vez más valorados en el mundo empresarial. Aunque no existe una única definición de creatividad, en líneas generales se podría decir que es la capacidad de producir algo nuevo, pero con un valor lógico. Existen ideas descabelladas, inalcanzables, absurdas; pero también razonables, distintas y viables. Pese a lo que algunas personas puedan creer, la generación de nuevas ideas no es un arte divino ni mágico, que surge de la nada, de repente. Conlleva un cuidadoso proceso.

En España hay poca tradición en lo que a la profesión de creativo se refiere y existe una clara tendencia a ligar directamente esta labor con el mundo de la publicidad. Sin embargo, son muy variados los sectores que pueden beneficiarse de la correcta labor de estos profesionales y cada vez son más los que apuestan por la creatividad. Pero, si hay un campo que ofrece grandes oportunidades laborales a los creativos es el de las nuevas tecnologías.

Las autoridades en la materia aseguran que todas las empresas que quieran ser competitivas deberían contar con un departamento de creatividad. Entre las ventajas que supone esta medida destaca, en primer lugar, el aspecto económico: resulta más barato generar una idea propia que comprarla a una empresa especializada nacional o internacional -los países más competitivos pertenecen a los Estados Unidos y Asia y, dentro de Europa, Reino Unido-. Por otro lado, el prestigio que implica para una compañía el producir ideas brillantes es incuestionable.

Sin embargo, en la mediana empresa todavía existen algunos recelos porque se piensa que el creativo va a romper todos los esquemas y querrá dar vuelta la empresa y no dejar nada en su sitio.

José Antonio Puente, presidente de Tracor The Arts Instituto, consultora especializada en el tema, no está de acuerdo con esta opinión y asegura que la empresa que no invierte en creatividad es una compañía de segunda o tercera fila. Por eso, hay que crear el ambiente propicio para la generación de ideas innovadoras.

"En primer lugar -explica Puente-, hay que permitir libertad de expresión en la compañía, de manera que cualquier empleado pueda presentar sin temor sus iniciativas. Por eso, es importante compartir todo, tanto los resultados positivos como los errores y evitar, así, buscar culpables o cortar cabezas para, de este modo, ofrecer confianza a los profesionales y no cerrar puertas a nuevas ideas geniales. Otro aspecto favorable para crear un clima propicio es el de plantear retos estimulantes que animen a los profesionales a participar."

Lo cierto es que para contar con profesionales adecuados, su formación también debe ser idónea. Hasta hace pocos años, los contados expertos en esta materia tuvieron que formarse a sí mismos, pero hoy el panorama está cambiando y cada vez más escuelas incluyen cursos y materias relacionadas con la creatividad.

También en la Red

Internet también se propone, a veces, ser un punto de encuentro para los creativos de distintas partes del mundo. Por ejemplo, en http://www.neuronilla.com , se invita al usuario a formar parte de una red internacional de creatividad, un tejido neuronal para contactar con personas e instituciones que se dedican a este campo.

En esta dirección se puede acceder a un suculento menú con varias opciones como ideas en acción , cuyo objetivo es aunar el capital creativo a través de la Red para encontrar soluciones innovadoras a problemas de interés social.

Además, se lanzan propuestas para que las personas interesadas aporten sus ideas sobre temas tan variados como la convivencia intercultural o las mejores fórmulas para reducir los accidentes de tránsito. También se ofrece un consultorio para que los creativos con dudas o bloqueos mentales encuentren una solución a sus problemas, con el asesoramiento de expertos en la materia. Y es que la creatividad, sea virtual o no, no tiene límites.

Algunas técnicas

  • Mapas mentales: consiste en la exploración del problema para la generación de ideas.
  • Brainstorming: técnica grupal donde los participantes dicen todo aquello que se les ocurre.
  • Relaciones forzadas: combinar lo conocido con lo desconocido puede generar ideas originales.
  • Scamper: lista con preguntas predeterminadas para obtener nuevas respuestas y planteamientos.
  • Lista de atributos: lista de las características del producto para explorar nuevas posibilidades.
  • Analogías: comparar el problema o situación con otro asunto totalmente diferente.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?