Las organizaciones buscan acercarse a la comunidad

Un informe de IDEA investigó tendencias de responsabilidad social empresaria
(0)
25 de mayo de 2003  

El deseo de acercamiento a la comunidad está generando varias alternativas en algunas grandes organizaciones. Una investigación realizada por el Instituto Universitario del Instituto para el Desarrollo Empresarial Argentino (IDEA) señala que la mayoría de las compañías consultadas ve los programas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) como una inversión que no sólo puede redituarle beneficios comerciales, sino fortalecer su identidad y recuperar credibilidad.

La RSE no consisiste en realizar acciones de filantropía. Según IDEA, se trata del vínculo que cada empresa establece con sus empleados, cilentes, proveedores y vecinos con el fin de constituir una red que favorezca la competitividad y el negocio en el largo plazo, al mismo tiempo que contribuya a mejorar las condiciones de vida de la sociedad.

La investigación se realizó entre doce empresas seleccionadas de acuerdo con su buena imagen durante febrero y marzo de este año. Se trata de Coca-Cola, Arcor, Repsol YPF, Techint, Unilever, Quilmes, American Express, Pérez Companc, Daimler Chrysler, Mastellone, Ford y Telecom. La encuesta, liderada por Rodrigo Bunge y Florencia Roistein, director y profesora del instituto, respectivamente, arrojó resultados cualitativos, ya que la investigación no es estadísticamente significativa.

Resultados

Un tema que preocupaba a los encuestadores era la comprensión total del concepto de RSE. Todos los entrevistados distinguieron con claridad la diferencia entre una estrategia de RSE y las acciones asistencialistas como donaciones o apoyo a un acontecimiento solidario.

Los programas instrumentados por las empresas consultadas combinan acciones de filantropía y desarrollo social. La mayoría están dirigidos a la promoción de la educación y la salud de la sociedad. Las acciones incluyen préstamos a empleados, concursos de proyectos, subsidios para el desarrollo de microemprendimientos, transferencia de conocimiento y asistencia técnica a organizaciones de la sociedad civil, programas de tutores y planes de voluntariado corporativo.

Entre las organizaciones investigadas, se encuentran TenarisSiderca, empresa de producción de tubos de acero sin costura y de servicios para la industria global de energía del Grupo Techint, y la compañía de alimentos Arcor.

Las propuestas de desarrollo social -algunas realizadas junto con la Fundación Hnos. Agustín y Enrique Roca- para el personal y su familia incluyen becas para la excelencia educativa, reconocimientos por antigüedad, préstamos para la vivienda, educación a distancia, ayuda escolar, veraneo infantil y visitas a la empresa.

Respecto de la comunidad, la firma realiza contribuciones para la construcción y el mantenimiento de la infraestructura escolar de Campana y Zárate, entrega el Premio Siderca al mérito en el estudio, organiza ciclos de música, subsidia familias y comedores comunitarios para la compra de alimentos (mediante Caritas) y fomenta el desarrollo de microemprendimientos familiares mediante microcréditos.

Durante 2001, la Fundación Arcor apoyó 180 proyectos destinados a 80.000 niños y jóvenes. Entre otros, la institución lidera los planes Mi escuela crece , fondo para el financiamiento de pequeños proyectos destinados a escuelas primarias, y Superando límites , otro fondo orientado a la integración social y laboral de niños y jóvenes con necesidades especiales.

El informe de IDEA señala que con excepción de una empresa, todas las censadas aumentaron entre un 10 y 15 por ciento sus presupuestos asociados con RSE respecto de 2002. El aumento real -se consideran presupuestos transversales y afines- llegaría casi al 20 por ciento. Entre los beneficios señalados, se destacan la promoción del desarrollo de la cultura organizacional, generación de nuevos negocios y mejoramiento del management de Recursos Humanos.

Para ponerse en acción

IDEA también presentó un informe denominado Responsabilidad Social Empresaria; análisis, comparaciones y propuestas sobre el comportamiento sistémico del ciudadano empresa. El trabajo fue desarrollado por Ignacio González García, vicepresidente del instituto, y Roberto Sylvester y Liliana López Mato, miembros del equipo Empresa y Sociedad de IDEA.

El trabajo brinda consejos acerca de cómo es posible mejorar la calidad de vida de los empleados:

  • Capacitar a los recursos humanos -y en algunos casos a sus familias- en valores y conductas adoptados por la empresa en su manera de hacer negocios.
  • Premiar a quienes se conduzcan de acuerdo con esos valores.
  • Fomentar la libre expresión de posibilidades de mejoramiento.
  • Abonar retribuciones razonablemente justas.
  • Otorgar tiempo libre al personal para que lo done a la educación, asistencia o mejoramiento de las condiciones de la vida de la sociedad civil.
  • En cuanto a las acciones que se pueden emprender respecto de la sociedad, se sugiere:

  • Publicitar la filosofía de manejo social responsable de la organización.
  • Participar de actividades comunitarias.
  • Instalar valores mediante la instrumentación de acciones como, por ejemplo, premiar a los mejores alumnos y manifestarse contra la discriminación.
  • Participar en la formación de consensos comunitarios.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.