Los jóvenes prefieren las grandes empresas