Medidas para evitar el asma ocupacional

Hay que tender a la prevención
(0)
25 de septiembre de 2005  

El asma es una enfermedad frecuente en ciertas ocupaciones, y en la mayoría de los casos, empleados y jefes no la conocen. "El asma ocupacional puede desarrollarse por la inhalación de una gran variedad de sustancias diferentes y la sufren todos los trabajadores expuestos a esta sustancia, no sólo los que ya padecían asma con anterioridad", explica Oscar Rizzo, especialista en neumonología del hospital María Ferrer.

Según datos aportados por el español Santiago Quirce, coordinador del Comité de Asma de la Sociedad Española de Alergiología e Inmunología Clínica y miembro de la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología, aproximadamente el 10% de los casos en adultos se produce a causa del trabajo. En la actualidad constituye la enfermedad respiratoria laboral con más prevalencia en la mayoría de los países industrializados. En Canadá representa el 26%; en el Reino Unido, el 52, y en Estados Unidos, casi el 15 por ciento.

Las personas más expuestas son las que trabajan en el campo, los pintores y el personal de limpieza. Ledit Ardusso, docente de la cátedra de Inmunología y Medicina Preventiva de la Universidad Nacional de Rosario, explica que todo trabajo en el que haya emisión de sustancias aerosólidas puede causar la enfermedad.

Según Quirce, existen más de 575.000 productos potencialmente nocivos para las vías respiratorias en la industria. Otras ocupaciones afectadas son las que implican manipulación de adhesivos, laca, plásticos, resina, veterinarios, panaderos y molineros, farmacéuticos y profesionales del área de la salud, textiles, empleados de la industria del detergente, soldadores, refinadores, peinadores y carpinteros.

En cuanto a los síntomas, son los mismos del asma tradicional: pecho cerrado y dificultad respiratoria. La diferencia -aclara Ardusso- es que estos síntomas se manifiestan casi de manera exclusiva en el medio donde trabaja el enfermo. Durante el fin de semana o las vacaciones es recurrente que el paciente mejore.

En principio, conviene evaluar con qué sustancias se está trabajando. Si éstas son nocivas, hay que evaluar clínicamente al empleado y, a partir de este chequeo, determinar en qué área desarrollará su trabajo. "El uso de las mascarillas de aire protectoras es importante, así como rotar al trabajador en diferentes áreas o asignarle otra tarea", explica Rizzo.

La prevención de esta enfermedad es de suma importancia. La aplicación de medidas básicas por parte de las empresas evitaría y regularía la cantidad de casos de asma ocupacional en el mundo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?