Mejorar las mediciones

EVA VALOR ECONOMICO AGREGADO Por Oriol Amat Editorial Norma- 168 páginas- ($23)
(0)
21 de marzo de 2000  

El Valor Económico Agregado (Economic Value Added: EVA) es una nueva herramienta que permite calcular y evaluar los valores generados por la empresa considerando los riesgos con los que opera. Aporta valiosos elementos para que accionistas, inversores, entidades de crédito u otras personas puedan tomar decisiones con mejor información del estado actual de la empresa. En EVA (Valor Económico Agregado), se exponen las etapas de aplicación de esta novedosa herramienta y su comparación, vinculación y complementariedad con mediciones tradicionales de valor.

Los valores de la empresa

Todas las organizaciones que pretendan perdurar persiguen objetivos similares: 1- Elevar el valor de la empresa y su capital social.

2- Garantizar la supervivencia y expansión de la empresa minimizando sus riesgos.

3- Lograr un buen nivel de liquidez con el fin de afrontar compromisos de pago.

Los indicadores tradicionales utilizados para medir la creación de valor consideraban: el precio de mercado de las acciones, utilidades netas, dividendos, flujo de capital y rentabilidad.

El Valor Económico Agregado resulta de calcular la productividad de todos los factores utilizados. Se crea valor cuando la rentabilidad generada supera el coste de oportunidad de los accionistas.

Al sumar todos los factores utilizados para desarrollar la actividad empresarial se deducen gastos, incluidos los costos del capital.

Incentivos y motivación

La fijación de incentivos con base en el EVA se orienta a aumentar la motivación de los empleados y conseguir que sus actuaciones sean similares a las de los accionistas. Se pretende que sean responsables de las utilidades que generan y de los activos que emplean. Como complemento de la retribución fija se estipulan retribuciones variables para mejorar el rendimiento de los empleados incentivándolos a contribuir positivamente en la marcha de la organización.

Aplicados principalmente a directivos y ejecutivos del sector comercial, los sistemas más utilizados son: bonos, comisiones, participación en las utilidades y acciones de la firma. Al retribuirlos como si fueran accionistas, actuarán como tales, permitiendo relacionar los resultados de su gestión con el valor que generen para la empresa.

De este modo la creación de valor mejorará la gestión empresarial ayudando a fijar objetivos y establecer incentivos para las personas que trabajan en la empresa.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.