¡No puedes despedirme, soy tu padre!

UN LIBRO DE NEIL K. KOENING Editorial Deusto-270 Págs.- 32 pesos
(0)
24 de octubre de 2000  

Según estudios realizados en los Estados Unidos, son pocas las empresas familiares que logran sobrevivir. Pese a las dificultades, el éxito es posible si se observan ciertas pautas de comportamiento. Neil Koening exhorta a compatibilizar necesidades personales y laborales, en pos del crecimiento y desarrollo de las empresas familiares.

Para evitar la crisis, es preciso:

  • Aceptar que la empresa es una responsabilidad y no un privilegio.
  • Ejercer un liderazgo eficaz, definido por la disposición para satisfacer necesidades del mercado y no por la posición ocupada.
  • Transferir responsabilidad de toma de decisiones al personal que está en contacto con los clientes.
  • Fomentar el desarrollo y la formación de personal externo y miembros de la familia que lo requieran.
  • Actualizarse y analizar las posibilidades que presente el mercado.
  • Mejorar la comunicación por medio de reuniones periódicas, con la formación de un consejo de administración externo o la contratación de asesores.
  • Las reuniones bien planeadas pueden centrar las finalidades que contemplan los propietarios. Los consejos de administración podrán, por otra parte, añadir energía a los equipos de líderes, aportar experiencia y contribuir a la formación de sus cuadros internos.

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.