Recortes. Premian el despido más vergonzoso