Relaciones más parejas

DIRIGIR PERSONAS Por autores varios Editorial Deusto- 296 páginas-($24)
DIRIGIR PERSONAS Por autores varios Editorial Deusto- 296 páginas-($24)
(0)
21 de marzo de 2000  

La dirección de personal abarca criterios y pautas definidas por usos y costumbres arraigados en la cultura empresaria. Aunque aún pueden aplicarse métodos tradicionales orientados al orden y la disciplina con algunos resultados, el crecimiento de grupos autodirigidos y el mejoramiento en las comunicaciones marcó una nueva etapa signada por relaciones igualitarias entre jefes y subordinados. Dirigir personas recopila una serie de artículos de la revista Harvard Business Review sobre aspectos conflictivos de la administración de recursos humanos.

  • Diferencias culturales: los valores, orientación y propósitos de una organización caracterizan su cultura. Sin ella la empresa carece de sentido. Representa la forma en que las personas se relacionan unas con otras Según el grado de sociabilidad y solidaridad, variará la capacidad de una comunidad para perseguir objetivos compartidos. Conocer estos atributos constituye una de las claves para establecer una eficaz política de Recursos Humanos.
  • El efecto Pigmalión: las expectativas que deposite la dirección sobre un individuo o grupo condicionarán su comportamiento, rendimiento y progresos profesionales. Un empleado considerado mediocre hará realidad las expectativas de su jefe si éste persiste en encomendarle tareas por debajo de su nivel de rendimiento. Etiquetar a las personas es un recurso utilizado por los directivos para facilitar la asignación de tareas, pero es peligroso a la hora de mejorar las relaciones y las posibilidades de diálogo y crecimiento personal.
  • Delegación de autoridad: conlleva la intención de desarrollar empleados autónomos. Pese al auge de teorías sobre motivaciones internas en los últimos 30 años pocos ejecutivos se han decidido a delegar autoridad. Sólo ayudando al personal a asumir compromisos por sus propios proyectos se lograrán empleados motivados y dispuestos a asumir mayores responsabilidades.
  • Centro de trabajo alternativo: es una combinación de prácticas, lugares y entornos de trabajo destinados a reducir costos. En AT&T, 32.000 empleados trabajan en sus casas desde 1994. En la actualidad, se logró una reducción de 550 millones de dólares de flujo de caja. Sin embargo, la aplicación de estos centros sólo será aconsejable cuando representen mejoras en relación con la atención de clientes u organización del trabajo.
  • El arte de persuadir: persuadir no es sinónimo de engaño o manipulación. Significa exponer ideas o argumentos comprendiendo las necesidades y razones del auditorio, sean éstos empleados, directivos o miembros de un equipo interdisciplinario
  • MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.