Se trabaja mejor con música

Una melodía agradable ayuda a concentrarse
(0)
21 de agosto de 2005  

La música relaja, transmite sentimientos, estimula, divierte, inspira y, además, ayuda a trabajar. Esto es lo que señala un estudio realizado en Europa por la empresa Logitech, que afirma que escuchar música durante la jornada laboral ayuda a concentrarse y relajarse, y aumenta la productividad del empleado.

El informe dice también que con diferentes tipos de música la respuesta del trabajador puede ser distinta. Por ejemplo, el pop es el ritmo preferido por los europeos, luego le sigue el género clásico y, por último, el jazz. También se reveló con este estudio que 8 de cada 10 trabajadores escuchan música mientras trabajan y el 75% considera que sirve para la relajación. Además, el 44% siente que le sirve como fuente de inspiración y poco más del 24 asegura que mejora su nivel de productividad.

"La música se conecta con aspectos primarios de las personas, y según el estilo musical que se elija puede funcionar como sedante o estimulante", afirma Graciela Filippi, profesora titular de Psicología del Trabajo de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.

Por su parte, Ariel Zimbaldo, musicoterapeuta y coordinador académico de la carrera de Musicoterapia de la misma casa de altos estudios, explica que a la hora de escoger un estilo musical para el ambiente laboral se debe tener en cuenta tanto los gustos del empleado como evaluar la respuesta a estos estímulos musicales para lograr una mejor calidad en el desempeño laboral.

Bien elegida

En la mayoría de las compañías, en las que los empleados tienen permiso para escuchar música, el mismo trabajador elige la que le gusta. Pero es importante que las empresas adopten la modalidad de incluir música funcional para los trabajadores.

Según cuenta Federico Fontenla, administrativo de la empresa Mobiliarios Fontenla SA, en la que se utiliza música ambiental, esto lo hace sentir más a gusto en el lugar de trabajo y explica que, mientras suena la música, a veces se olvida de que está, pero cuando falta se produce un vacío importante en el momento de trabajar.

Elegir la melodía adecuada, el estilo y el volumen ambiental no es fácil. "Para crear una mayor concentración es necesario que sea suave, con bajo volumen y que funcione como un telón de fondo. De no ser así puede crear distracción y convertirse en un obstáculo", afirma Filippi.

En relación con el aumento del rendimiento, Zimbaldo sostiene que la música será adecuada en tanto cumpla la función deseada por el empleador, y destaca que la clave está en la decisión del estilo musical que se utilizará para movilizar al empleado y permitir que éste rinda más.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.