Sólo un tercio de los ocupados tiene un empleo privado formal