Talleres para graduados

Las casas de altos estudios capacitan a sus egresados para que logren la reinserción laboral
(0)
18 de mayo de 2003  

La crisis, se sabe, además de ser un trago amargo también puede ser una oportunidad para estrechar lazos. Al menos esto es lo que sucede en algunas universidades y escuelas de negocios que, solidarias con muchos de sus egresados que vieron tambalear sus carreras profesionales, extendieron sus servicios laborales.

Es que la desocupación, como una epidemia, esparció sus gérmenes sin hacer distinciones: ni un puesto jerárquico en la cadena de mandos ni la acreditación de posgrados o de títulos internacionales resultaron antídoto suficiente. Por eso algunas casas de altos estudios decidieron tender un puente hacia la reinserción laboral: no sólo ofician de vínculo entre las empresas que realizan búsquedas y los egresados de las carreras de grado y de posgrado que intentan reubicarse, sino que también dan asesoramiento, dictan talleres y, sobre todo, brindan un espacio de contención. Y todo en forma gratuita.

El descalabro laboral fue el disparador para que en el IAE se aunaran esfuerzos entre la institución y sus diplomados. "A principios de 2001 coincidió nuestra decisión, desde el departamento de Antiguos Alumnos, de formalizar un proceso desordenado entre quienes querían reubicarse y se acercaban a dejar sus currículum a los profesores, con el agravamiento de la crisis. Entonces, convocamos a un grupo de antiguos alumnos que trabaja en el área de Recursos Humanos y le planteamos organizar acciones solidarias con aquellos que estaban desempleados. Y decidimos hacer talleres para contenerlos y ayudarlos a autogestionar su carrera profesional", explica Alejandro Zamprile, director de Antiguos Alumnos, del IAE.

Contención y asesoramiento

En el Centro de Graduados y en el departamento de Desarrollo Profesional de la Universidad del CEMA, donde funciona una bolsa de trabajo, también intensificaron sus servicios merced a las cada vez más numerosas inquietudes de graduados que estaban en etapa de transición laboral. "Un caso que se generó a partir de esa situación fue el de un grupo de egresados, denominado Alas, que se reunía todas las semanas en la Universidad y que intercambiaba información; y nosotros organizábamos y coordinábamos esa información, además de brindar contención y asesoramiento", dice José Dapena, presidente del Centro de Graduados, de la Ucema.

Entender que el problema laboral no es personal sino del país, que es temporal y que la relación de dependencia no es la única alternativa, son algunos de los conceptos que se trabajan en el taller del IAE, que desde este año está abierto a todos los graduados que deseen renovar su carrera.

"El año último pasaron por aquí 300 personas: gerentes generales, gerentes comerciales y jefes de sección. Algunos descubrieron la posibilidad de ser consultores. Otros, se asociaron y generaron su propio negocio. Y muchos mantienen una red de contactos vía e-mail. Lo importante es que el taller sea un espacio donde los antiguos alumnos puedan ayudarse", explica Javier Galí, integrante de la Comisión de Autogestión de Reinserción Laboral (CARL).

Herramientas para la búsqueda

Para los que no están habituados a la rotación laboral, también hay otras herramientas importantes en el proceso de búsqueda. "Empezamos a orientarlos de manera muchísimo más activa -sostiene Dapena-, sobre temas básicos como la elaboración del CV, entrevistas laborales, y los puntos que vale la pena resaltar en esas entrevistas, porque había gente que no estaba acostumbrada a cambiar de trabajo."

Lejos de competir con las consultoras, las instituciones aclaran que no se ocupan de hacer selecciones, pero sí de facilitar el contacto entre las organizaciones que demandan perfiles calificados y los que aspiran a reinsertarse.

"En 2000 unimos la base de datos de las carreras de grado y de posgrado, porque es el mismo interlocutor el que puede tomar al junior y al senior", cuenta Graciela Guzmán, directora de Relaciones Corporativas y Desarrollo Profesional, de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

Para no caer en un proceso masivo y atender la seguridad del intercambio entre los profesionales y las organizaciones, "ponemos especial cuidado en respetar la confidencialidad de los datos de los antiguos alumnos, como en comprobar la procedencia de los pedidos de acceso a la base de datos de las empresas", precisa Daphnee Mac Grath, directora de Salidas Profesionales de MBA, del IAE.

Los entrevistados coinciden en que hay un tenue incremento en las búsquedas respecto del año último. Al menos para los que cuentan con una alta formación académica. La esperanza, entonces, parece una buena compañera para transitar el camino de la reubicación laboral, que también es un trabajo, claro que no remunerado.

Compartir experiencias

Sergio Bestetti hizo un MBA en el IAE en 1994, y el año último volvió a la institución, pero no a estudiar, sino para el taller de reinserción laboral porque, después de muchos años de trabajo en una empresa, se quedó sin empleo. Tras algunos meses de búsqueda con final feliz, Sergio aprecia su paso por la casa de altos estudios.

"Yo no estaba preparado para un proceso de reinserción -admite Bestetti- y compartir la misma experiencia con otra gente y recibir el apoyo de los antiguos alumnos del IAE fue muy importante. Además de facilitarme los conocimientos para la búsqueda, el taller me permitió descubrir otras posibilidades, y sobre todo sentirme contenido."

Pero no todo concluyó ahí: "Además, pusieron una persona a mi disposición, para asistirme en el proceso de búsqueda, con la que me reuní varias veces. Y me ayudó muchísimo porque sentarte a tomar un café con alguien que te acompaña cuando estás en esa situación, te alienta, te da fuerza".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.