Recortes. "Todo en orden" es sólo una fantasía