Un toque de campana para ir de las palabras a los hechos

Rocío Balestra, directora de la CNV, Aude Maio-Coliche, UE y Ernesto Allaria, pte. de BYMA
Rocío Balestra, directora de la CNV, Aude Maio-Coliche, UE y Ernesto Allaria, pte. de BYMA
En la Bolsa de Comercio se llevó adelante la clásica iniciativa que intenta visibilizar la baja participación femenina en la toma de decisiones en las empresas; se sumaron 75 entidades en el mundo
Paula Urien
(0)
17 de marzo de 2019  

Pisos pegajosos, escaleras rotas, paredes y techos de cristal. Estas son las imágenes que describen el difícil presente y futuro laboral y profesional de las mujeres.

Aunque ya pasó el 8 de marzo no está todo dicho en materia de participación de las mujeres en el mundo del trabajo. Desde el Ministerio de Producción y Trabajo informan que las mujeres tienen 22 puntos porcentuales menos que los hombres de participación en el mercado laboral; el 46% de las madres pasan de ocupadas a inactivas; les cuesta más a las mujeres acceder a cargos jerárquicos y trabajan, en su mayoría, en sectores que pagan menos, como el servicio doméstico y las tareas de cuidado. Los hombres se emplean más en sectores como la construcción y extracción, las finanzas y la administración, con mejores sueldos.

Las barreras que les impiden progresar están, y no solo en la Argentina. El 48% del potencial de las mujeres está desaprovechado a nivel global, mientras que esto le sucede al 22% de los hombres. Es por eso que, la semana pasada, en el edificio de la Bolsa de Comercio, se realizó por tercera vez en la Argentina y por quinta vez en 75 bolsas alrededor del mundo, el "Toque de campana por la igualdad de género", gracias a las acciones del Pacto Global, ONU Mujeres, Bolsas Sustentables y la International Finance Corporation (IFC).

El objetivo es la toma de conciencia sobre la relevancia de la participación de las mujeres en el mercado financiero y en las empresas cotizantes. Otro país en el que se llevó adelante esta acción fue España. Allí, Cristina Sánchez, directora ejecutiva en funciones de la Red Española del Pacto Mundial, dijo que "las cifras demuestran que si las mujeres participaran con pleno derecho en el mercado laboral, el PBI mundial aumentaría 28 billones de dólares".

Los organizadores locales fueron Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA), la Comisión Nacional de Valores y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. En la Argentina, solo el 11,2% de los cargos directivos está ocupado por mujeres. Para demostrar que esto no le conviene a las mismas empresas, en un video, durante el evento, se pudo leer: "Las empresas con al menos 3 mujeres en sus directorios tienen mejores retornos de capital. Los directorios con presencia de mujeres parecen mejor equipados para desarrollar productos atractivos para los consumidores".

Qué pasa en el mundo

"En California, en octubre del año pasado, su gobernador sancionó una ley que obliga a todas las empresas, no solo las que cotizan en bolsa sino a todas las que tienen sus oficinas principales en ese estado, que tengan por lo menos una mujer en su directorio antes de fin de año. Deben tener al menos 40% de mujeres en ese lugar en 2021. De otra manera tendrán multas", dijo Helena Estrada, titular del Centro de Desarrollo Económico de la Mujer (Cedem), dependiente del Ministerio de Producción.

La Embajadora de la Unión Europea (UE) en la Argentina, Aude Maio-Coliche dejó varias reflexiones. "La promoción de la igualdad es parte de la política exterior de la UE. Los países de las Naciones Unidas nos hemos comprometido a construir un desarrollo sostenible a través de 17 objetivos; la igualdad de genero es uno de ellos. Después de un año de W20 en la Argentina sabemos que terminar con la pobreza pasa por dar a las mujeres el poder de control y decisión sobre sus vidas, pasa por su autonomía financiera y por su participación en política".

Agregó que "tocamos la campana en Buenos Aires y en muchos países no para despertar conciencias, sino para actuar". Ir de las palabras a los hechos está todavía en el campo de las propuestas, pero pocos (menos en algunos países como los nórdicos) tienen acciones que realmente hagan la diferencia.

"En la Unión Europea, a pesar de ser uno de los lugares en donde mas se respetan los derechos de la mujer, solo 6% de los gerentes generales de las grandes empresas que cotizan son mujeres y solo 25% de las empresas que emplean a personas son propiedad de mujeres. Como en la Argentina, ellas constituyen la mitad de la población, tienen más diplomas universitarios y, sin embargo, están menos representadas en los puestos de decisión y ganan 16% menos que los hombres, en promedio. Esta falta de equidad es un desperdicio de talento", dijo la embajadora. Los datos locales muestran que más del 60% de los graduados son mujeres. De ellas el 37% no trabaja.

"Pero la triste realidad es que a la gente le gusta el statu quo", continuó la representante de la UE. "Un estudio de la consultora McKinsey muestra que casi 50% de los hombres piensa que es suficiente contar con una mujer entre los 10 líderes de su empresa, y lo increíble es que un tercio de las mujeres está de acuerdo. Estamos condicionadas y pensando que las mujeres no pueden ser tan importantes como los hombres"

Para poner fin a la inequidad, dice que existen tres vías complementarias: 1) Cupos: varios países de la UE establecieron cupos por ley. Hoy hay un 40% de mujeres en las juntas directivas en Francia. 2) Obligación de reportes públicos: criterios claros y transparentes de selección ayudan a lograr una mayor diversidad. 3) División equitativa entre hombres y mujeres de las tareas en el hogar.

El tema de los cupos, sobre todo, es uno de los más controvertidos cuando se habla de paridad de género. Consultado por LA NACION, Mario Fera, presidente de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, opina que "para empezar a establecer una paridad, es interesante el cupo". En este sentido, el Gobierno reglamentó la ley de paridad, sancionada hace dos años, que establece, entre otras cosas, que las listas de candidatos al Congreso y al Parlamento del Mercosur tienen que estar conformadas en un 50 por ciento por mujeres y hombres, de manera consecutiva e intercalada.

Por otro lado, Marcelo Scaglione, representante de la Argentina ante la OCDE, organización a la cual la Argentina presentó su candidatura, dijo que "hay una recomendación que insta a los países miembro a tener políticas de igualdad de genero en todos los ámbitos. Recordemos que los 36 países de la OCDE originan el 75% de la inversión directa extranjera en el mundo y el 60% del comercio global".

Agregó que "en los países de la OCDE el 46% de las mujeres entre 25 y 35 años tiene título universitario, pero el salario es un 15% menor al de los hombres. En los países que no somos de la OCDE la brecha salarial y jerárquica es mayor. En las 500 empresas mas importantes de la Argentina, 370 no tienen ninguna mujer en el directorio ni en puestos de decisión".

La mirada local

Desde la experiencia argentina, especialistas dieron su visión. Entre ellos, Clarisa Estol, Chair G20 del Business Women Leaders Task Force quien instó también a pasar de la palabra a la acción. "Nosotras ya sabemos todo lo que hay que poner en marcha", dijo, "por eso, paridad y género son palabras casi trilladas. Tenemos lograr que las mujeres participen más de la economía y de las empresas". Más tarde hizo referencia a que todavía es escaso el interés de los hombres en este tema y que hay que involucrarlos más. "Acá se cuentan a los hombres con los dedos de las manos", agregó con ironía.

En esta línea, Rocío Balestra, Directora del la CNV, presentó el informe con los números que adelantó La Nación la semana pasada, y habló de "construir el acceso de las mujeres al poder junto con los hombres.

"Medir es evolucionar", agregó haciendo referencia a que cada empresa debe hacer encuestas y medir cómo está en materia de paridad, de la misma manera que hoy lo hace la CNV con quienes cotizan.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?