Empresarios elogiaron elecciones en Uruguay y piden a los candidatos argentinos no fogonear la crisis

Empresario y dirigentes argentinos rodean a Luis Alberto Lacalle Pou, candidato a presidente en Uruguay
Empresario y dirigentes argentinos rodean a Luis Alberto Lacalle Pou, candidato a presidente en Uruguay
Francisco Olivera
(0)
3 de septiembre de 2019  • 18:06

Había tantos empresarios, una asistencia casi tan perfecta e inusual para la ocasión, que LA NACION le preguntó a uno de ellos por qué estaban tan interesados en las palabras de un candidato a presidente de Uruguay. El consultado, accionista de un grupo de primera línea, sonrió: "Es donde todos vamos a tener nuestro domicilio fiscal el año próximo", dijo. No más que un chiste, pero que compendia el estado de ánimo de ejecutivos a quienes aún les cuesta digerir el demoledor triunfo de Alberto Fernández y Cristina Kirchner en las elecciones primarias. Fue hoy, en el hotel Alvear, durante un almuerzo del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp) que tuvo a Luis Lacalle Pou, referente del Partido Nacional, como principal orador.

Están golpeados y desconcertados. Se advierte en las conversaciones de quienes, sin embargo, empiezan a explorar puntos de contacto con el Frente de Todos. Hoy, las palabras del candidato uruguayo los llevaron a comparaciones inevitables, y no sólo porque las elecciones en ese país son el 27 de octubre, exactamente el mismo día que las de aquí. Escuchar a Lacalle Pou, que tiene según las encuestas posibilidades de llegar al ballottage contra Daniel Martínez, postulante del Frente Amplio, fue de alguna manera remover la herida argentina: en Uruguay hay cuestiones elementales de la economía que no se discuten, el triunfo de nadie es suficiente para provocar una corrida cambiaria y a los protagonistas de las fuerzas políticas les da por ejercer el diálogo discutiendo diferencias y constatando puntos en común.

Para peor, el más explícito en el asunto fue el propio invitado cuando recordó que, durante la última campaña presidencial en Estados Unidos, las declaraciones del candidato Donald Trump habían tenido un significativa incidencia en el comportamiento de los agentes económicos. "Las señales que nosotros damos en la transición son importantes para la economía", provocó. Daniel Funes de Rioja, presidente del Cicyp, que lo precedió en el discurso para darle bienvenida, había sido bastante más sutil en la advertencia: "Vivimos momentos que son un desafío para nuestra prudencia y nuestra vocación republicana. Uruguay muestra que la alternancia y la competencia no inhiben la cohabitación entre los ciudadanos".

Lacalle Pou, durante el almuerzo de Cicyp
Lacalle Pou, durante el almuerzo de Cicyp

Escuchaban empresarios como Alejandro Bulgheroni, Sebastián Bagó (H.), Cristiano Rattazzi, Juan Carlos López Mena, Martín Eurnekian, Jorge Neuss, Santiago Soldati, Martín Cabrales y Gustavo Weiss, entre otros, para quienes los contrastes se volvieron el lugar común del almuerzo. "Es la voz de un país normal: nosotros dejamos de serlo hace tiempo. Ojalá tuviéramos ese nivel de sensatez", se oyó en una de las mesas en las que se habló del cepo cambiario, porque incluía a un especialista en la materia, Daniel Marx. El ex viceministro de Economía dijo lo obvio: espera restricciones y tipo de cambio desdoblado por bastante tiempo.

"Yo escucho este discurso y pienso en la coyuntura argentina, qué quiere que le diga -se excusó al levantarse Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina y menos locuaz que otras veces-. Los políticos se pelean arriba, pero los problemas de la gente son otros". Daniel Pelegrina, líder de la Sociedad Rural, observó algo que le estaba llamando la atención del escenario uruguayo: ahí, los candidatos han expuesto por escrito sus plataformas. "Ojalá en la Argentina supiéramos qué proponen", dijo.

Asimiladas aquí la victoria y las posibilidades del Frente de Todos, la incógnita es con qué Alberto Fernández podrían encontrarse los empresarios después de octubre. "Estamos en modo elección, veremos si Alberto es el moderado que conocí -dijo Cristiano Rattazzi, de Fiat Chrysler Automobiles-. Tenemos que pasar al modo administración. Todos están jugando a incendiar: no sé qué bomba incendiaria va a aparecer la semana próxima".

La coincidencia es que los gestos a uno y otro lado de la dirigencia podrían ayudar a estabilizar. Lo reclamó López Mena, dueño de Buquebus, no bien agradeció desde el escenario la convocatoria y la visita de Lacalle Pou. "Pienso que la Argentina está metida en un momento difícil. Es un problema político, no económico. Si se unen las fuerzas políticas, y para eso hace falta voluntad, el país va a tener muchas soluciones. El Presidente tiene que cumplir su mandato: debe asumir si es reelecto o entregar el poder en tiempo y forma si gana su adversario. Acostumbrémonos a ser hijos de la ley. La credibilidad es lo que puede sustentar a una persona y a un país, y eso es lo que los políticos argentinos no entendieron", dijo.

Lacalle Pou retomó el tema al subir al atril. Objetó que no eran los políticos los que convencían a los pueblos de cambiar, sino al revés: "Son los pueblos los que deciden hacerlo y después eligen a sus representantes", dijo, y recibió una ovación cuando contestó a una pregunta de un periodista de Infobae sobre la situación de Venezuela: "Claramente ahí tenemos una diferencia con nuestros adversarios. Si tiene cola, patas, hocico y ladra es un perro: en Venezuela tenemos una dictadura y el dictador se llama Nicolás Maduro". Fue uno de los pocos momentos de aplausos de un discurso sin sorpresas: los sobresaltos estaban otra vez a este lado del río.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.