Empresarios relativizan la comparación de la Argentina con Cuba, pero alertan por el clima de negocios