En Brasil esperan por un ajuste más profundo