En EE.UU. proponen un blanqueo muy particular

Se busca que las empresas repatrien las ganancias no gravadas, pero gran parte está en el país
David Kocieniewski
(0)
2 de junio de 2013  

Al igual que algunos de los CEO destacados del país, Timothy D. Cook, de Apple, tiene una propuesta simple para ayudar a la economía y alentar la disciplina fiscal con el pago del impuesto corporativo: dar a las compañías estadounidenses un blanqueo (exención impositiva) para que traigan a los Estados Unidos ganancias no gravadas que mantienen en el exterior. Pero gran parte de ese dinero ya está en el país.

Multinacionales con sede en Estados Unidos tienen más de US$ 1600 millones en efectivo clasificado como "invertido permanentemente en el extranjero". Estos fondos tendrían que pagar un impuesto corporativo federal del 35% sólo si vuelven al país.

Pero en el mundo enredado de la contabilidad y los impuestos corporativos, conceptos simples como "extranjero" y "volver al país" no son tan simples como parecen.

Los US$ 102.000 millones que tiene Apple en ganancias offshore son administrados por una de sus subsidiarias, en Reno, Nevada, según el informe al Senado sobre la evasión impositiva de la compañía. El dinero es seguido por los tenedores de libros de Apple en Austin, Texas. Es más, los fondos están depositados en cuentas bancarias en Nueva York.

Debido a que ese dinero técnicamente está asignado a dos subsidiarias irlandesas, el código fiscal estadounidense considera que está bajo control extranjero, y Apple tiene derecho a evitar el pago de impuestos sobre ellos.

Expertos en impuestos dicen que tal arreglo es frecuente entre las multinacionales estadounidenses. En los últimos años, grandes firmas, como Microsoft, Hewlett-Packard, Google y Laboratorios Abbott redujeron su cuenta de impuestos haciendo que ganancias de miles de millones de dólares fluyan hacia subsidiarias que técnicamente son offshore , aunque parte del dinero está colocado en bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El ahorro para las compañías estadounidenses es inmenso: el Comité Conjunto Impositivo del Congreso estimó que si se gravaran plenamente las ganancias en el extranjero de corporaciones de Estados Unidos generaría US$ 42.000 millones este año para el Tesoro, la mitad del monto de los recortes automáticos del gasto impuestos como parte del reciente ajuste fiscal conocido como "secuestro".

Las compañías dicen que tienen que proteger su dinero en el extranjero, porque la tasa oficial corporativa del 35% es la más alta del mundo y les crea una desventaja competitiva. Y si bien el dinero offshore está en bancos estadounidenses y se controla desde el país, los ejecutivos dicen que sería irresponsable devolver el dinero a sus accionistas o invertirlo en Estados Unidos por la alta tasa impositiva.

El mes pasado Apple anunció que pagaría sus dividendos a accionistas asumiendo US$ 17.000 millones en deuda en vez de recurrir a sus ganancias no gravadas en el extranjero. Cook dijo que hubiera sido un acto contra los accionistas usar las ganancias offshore y pagar el impuesto a las ganancias federal con la tasa del 35 por ciento. Pero el senador Carl Levin, el demócrata de Michigan que encabeza el comité, rechazó esas afirmaciones. "Puede traer su plata a casa -dijo-, sólo tendría que pagar los impuestos."

Apple es una de las aproximadamente 20 corporaciones importantes que han estado presionando por un blanqueo, conocido como "asueto de repatriación", lo que les permitiría traer el dinero a los Estados Unidos con una tasa fiscal muy reducida.

Una política similar fue implementada en 2004, lo que llevó a firmas estadounidenses a traer de regreso más de US$ 300.000 millones en ganancias en el extranjero con tasas impositivas reducidas al 5,25 por ciento. Pero eso no produjo un aumento visible de la inversión o las contrataciones en Estados Unidos. Por el contrario, algunas de las compañías que repatriaron dinero despidieron miles de trabajadores.

Un estudio del Comité Conjunto Fiscal del Congreso estimó que un programa similar resultaría en la pérdida de ingresos fiscales por US$ 79.000 millones en una década. Los opositores al blanqueo fiscal de repatriación dicen que las maniobras contables de Apple muestran lo fácil que es para las grandes compañías escabullirle sus ganancias al Estado, lo que pone a las que no tienen departamentos fiscales con políticas agresivas en desventaja competitiva.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.