En el oficialismo manifestaron su rechazo a la decisión del FMI

Rozas expresó que el Fondo Monetario Internacional le "dio la espalda a la Argentina"; Alfonsín y Terragno reclamaron una moratoria en el pago de la deuda; Nicolás Gallo dijo que el Gobierno tiene que terminar de armar "un plan creíble"
(0)
6 de diciembre de 2001  • 11:47

El secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, sostuvo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) se negó a anticipar un préstamo porque "no hemos podido sostener a cabalidad el programa económico" y estimó que ahora la "Argentina tiene que terminar de armar un plan creíble" para lo cual "nos falta algo más".

"Estamos con un problema serio de confianza interno y externo, y tenemos que seguir trabajando para que se disipen las dudas", señaló Gallo, quien reconoció que al FMI no se le presentó un programa "con la sustentación necesaria para mostrar que el plan puede funcionar".

No obstante, el secretario general de la Presidencia, señaló que el ministro de Economía, Domingo Cavallo, "está más firme que cuando entró".

En tanto, el senador Raúl Alfonsín manifestó que la Argentina va "a honrar la deuda", pero reclamó que el FMI "dé un año de moratoria".

"Que nos deje pagar como nosotros queremos, que no nos apriete. Todo el mundo sabe que no podemos pagar, bueno, no paguemos", precisó el ex mandatario.

En el mismo sentido se expresó el flamante senador por la Ciudad de Buenos Aires, Rodolfo Terragno, quien pidió reanudar las negociaciones con el Tesoro de los Estados Unidos y los organismos financieros multinacionales para lograr "la suspensión del pago de los intereses" de la deuda y volcar esos fondos a la actividad productiva.

"Argentina no está la borde de cesación de pagos. Está en cesación de pagos hace mucho tiempo. Cuando los mercados financieros decidieron que no se le prestaba más a la Argentina es porque vieron no tenía más capacidad de pago. No hay nada que pueda ser más doloroso que continuar con esta política. Hemos llegado al punto en que no hay salida sin dolor, pero el dolor mayor sería no hacer nada", dijo Terragno a LA NACION LINE.

A su turno, el titular del radicalismo, Angel Rozas, fustigó enérgicamente la decisión del FMI de "darle la espalda a la Argentina" al no girar el desembolso de 1264 millones de dólares para este mes y advirtió que ese organismo "tendría que valorar el rumbo del país que es ir hacia el equilibrio fiscal".

"Me parece que el gobierno de De la Rúa no merecía una respuesta de esta naturaleza", se lamentó el gobernador chaqueño y remarcó que "tendría que haber un apoyo mucho más explícito del que el FMI le ha dado hasta hoy".

En declaraciones a Canal 7, Gallo también ratificó que la convertibilidad se mantendrá "a rajatabla" porque "no sólo es una decisión del Gobierno, sino también de la sociedad".

Asimismo, el funcionario propuso iniciar "un diálogo abierto y franco y que los dirigentes que hacen politiquería barata queden fuera de la mesa" para buscar acuerdos, "y queden adentro los que se comprometen con la situación" y "entiendan que la crisis es grave, seria y que no hay espacio para diálogos utópicos".

Mientras tanto, Alfonsín se mostró optimista respecto del futuro del país.

"En dos años podemos salir. El Fondo ha sido muy contemplativo en años anteriores. En estas últimas medidas, era otro Cavallo, no el neoliberal. Estas medidas no son neoliberales, más bien al contrario, neokeynesianas, es eso lo que no les agrada a los directivos del FMI", dijo Alfonsín.

Terragno manifestó que la situación actual "era absolutamente previsible".

"Era obvio que estas políticas iban a producir la insolvencia de la Argentina. Estamos en estado de insolvencia por culpa de una política económica errada que fue aplaudida de pie por sectores del esta establishment en varias oportunidades", concluyó el senador.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.