En Estados Unidos, las mejores flores costarán más

Los beneficios incentivaban la producción para reemplazar el cultivo de coca
Los beneficios incentivaban la producción para reemplazar el cultivo de coca
(0)
27 de enero de 2002  

WASHINGTON (The New York Times News Services).- El hecho de que el Congreso estadounidense no haya logrado renovar un inusual programa antinarcóticos -usaba flores para combatir drogas- significa que los aranceles ahora están siendo cobrados sobre rosas, claveles y ciertos productos importados de cuatro países sudamericanos por primera vez en un decenio. Hasta ahora, el costo adicional de los aranceles (de aproximadamente cinco centavos por rosa) generalmente no ha encontrado su camino dentro de los precios al menudeo de las flores frescas, y la oferta de importaciones se ha mantenido estable.

Sin embargo, a tres semanas del Día de San Valentín, los floristas dicen que existe la probabilidad de que una parte del costo adicional sea pasado a los consumidores. Si los aranceles no son levantados pronto, dijo Steve Neubauer, el presidente de la Asociación de Floristas Independiente, "podríamos ver algunos ajustes en los precios".

Líderes del Congreso afirman que, en la nueva sesión que dio inicio este miércoles, volverán a tratar de eliminar los aranceles mediante la extensión de un pacto comercial con los cuatro países andinos: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. Dicho pacto fue creado con el fin de utilizar el desarrollo económico para contrarrestar el narcotráfico.

Para darle cierto ímpetu a lo que se considera como un tema un tanto remoto en una época de acuciantes problemas nacionales, la extensión podría ir ligada a otras tres prioridades de la administración Bush, incluyendo la promoción del comercio, o iniciativa sobre la autoridad "fast track". Las cuatro podrían terminar en la sala del pleno para una votación final al mismo tiempo, quizás a principios de marzo.

Rosas bellas, y caras

En la última sesión del Congreso, una estrategia similar relacionada con algo más importante repercutió negativamente, luego de que una extensión de seis meses de la iniciativa de comercio andino quedó incluida en un paquete de estímulo económico que se está considerando en el Senado. El paquete de estímulos fue demorado, y el pacto comercial expiró el 4 de diciembre último. Tras un período de confusión con respecto a qué hacer en lo concerniente a los aranceles, funcionarios de Aduanas de Estados Unidos empezaron a cobrar los impuestos en puertos de entrada hacia finales del año pasado. Los importadores estadounidenses actualmente pagan un arancel del 6,8% sobre rosas colombianas. El resto de las flores de procedencia andina vienen bajo un impuesto del 6,4%, salvo por los claveles miniatura, para los cuales se cobra una tasa del 3,2 por ciento. "La amplia mayoría de la gente con quien hablo sencillamente dice que absorberá los costos adicionales", dijo Neubauer.

California aún produce una considerable cosecha de rosas de temporada, pero más del 80% de las rosas frescas que se venden en Estados Unidos proviene de Colombia. El crecimiento en las exportaciones colombianas ha tenido lugar, en su mayor parte, en la década que se inició en 1991, cuando se aprobó el Acta de Preferencia por el Comercio Andino. La legislación estaba enfocada a motivar a la gente en partes rurales de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú a producir bienes de mercado legítimos, como flores frescas, en vez de las hojas de coca y amapola usadas en la producción de cocaína y opio. De igual forma, el trato comercial reduce aranceles sobre cierta clase de textiles y el espárrago. La cosecha de espárrago del Perú está siendo cosechada en estos momentos, y el embajador del país ante Washington, Allan Wagner, ha dicho que la expiración de preferencias comerciales podría obligar a ciertos agricultores pobres del Perú a volver al cultivo de coca.

Otras posibilidades

Si bien está en claro que el pacto comercial no ha logrado la desaparición del problema de narcóticos, se ha logrado un progreso suficiente para que diversos integrantes de cierta influencia en el Congreso respalden la idea de extender el pacto y expandirlo para abarcar más bienes y una mayor variedad de textiles. Una extensión del pacto hasta el 2005 -cuando supuestamente estaría lista el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA)- fue aprobada por la Cámara baja de Estados Unidos el año pasado. Una iniciativa similar en el Senado fue dada a conocer, mas nunca llegó a la votación de la sala plenaria.

Si el pacto es renovado en esta sesión, será retroactivo al 4 de diciembre, y los impuestos que ahora se están gravando sobre rosas colombianas y otros bienes serían reembolsados. Peter Moran, el vicepresidente ejecutivo de la Sociedad de Floristas Estadounidenses, aseguró haber recibido garantías del senador Tom Daschle, el líder de la mayoría, en cuanto a que el tema no sería pasado por alto en esta sesión. "Nos dijeron que ésta será una de sus prioridades cuando regresen", dijo Moran. "Tendremos que esperar y ver lo que sucede."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.