En La Habana, el cambio genera temores