En los mercados se espera otra semana complicada

Operadores y analistas coinciden en que se mantendrá el clima de marcada desconfianza Creen que la demanda de dólares físicos se mantendrá sostenida Y que la Bolsa porteña volverá a subir, al transformarse algunas acciones en un refugio válido para los ahorristas
Javier Blanco
(0)
10 de diciembre de 2001  

La falta de un acuerdo en firme con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las dificultades que el Gobierno puede encontrar para dar cumplimiento a las precondiciones que fijó el organismo para que la Argentina pueda acceder al desembolso comprometido parecen prenunciar que el clima de desconfianza que se incrementó desde mediados de la semana pasada proseguirá y hará crecer la demanda de dólares físicos.

Por lo menos, así lo señalaron los operadores y analistas consultados ayer por LA NACION, a juicio de los cuales el Gobierno deberá apresurarse para dar señales contundentes que le permitan cerrar alguno de los frentes que mantiene abiertos si quiere seguir contando con un margen de maniobra que le permita operar en medio de la fuerte crisis.

"Seguirá el desplazamiento de los plazos fijos hacia los activos que tengan menos riesgo de desvalorización. Del viernes a hoy (por ayer) nada ha cambiado. Lo único positivo fue el comunicado del FMI porque dice que el diálogo sigue abierto. Pero a estas alturas de los hechos, ya no es un bálsamo efectivo", opinó Luis Corsiglia, operador y ex titular de la Caja de Valores.

El analista Rafael Ber, de la consultora Argentine Research, coincidió con este diagnóstico. "Nada hace pensar que lo que vimos entre el jueves y el viernes varíe", consideró. Y puesto a recomendar colocaciones que puedan funcionar como un refugio de valor, mencionó las acciones de Perez Companc, IRSA, Transener, Telecom, Gas Natural BAN, Siderca, Transportadora de Gas del Sur, Cresud y Metrogas, los bonos corporativos oportunamente emitidos por Telefónica (las series 02, 04, 08), YPF (series 03, 04, 07, 09 y 28), Perez Companc (series 04, 06 y 07), Metrogas (serie 03), Telecom (serie 02) y Transener (series 03 y 08) o los bonos de Brasil (08, 09, 320, 30 y 40), México (16, 19, 26 y 31), Venezuela (07, 18 y 27) o Uruguay (10, 12 y 27).

La omisión de los bonos argentinos se explica por las crecientes dudas que se han instalado en el mercado respecto de la capacidad que tiene la Argentina para enfrentar los próximos vencimientos. Ocurre que existe coincidencia respecto de que si el país llegara a incumplir con algún pago, las cotizaciones de los bonos sufrirían un inmediato castigo.

Según un informe elaborado por Lior Zima, del Banco Río, hasta que termine el año el Gobierno deberá afrontar vencimientos por US$ 1488,1 millones, tras haber cumplido en lo que va del mes con el pago de unos US$ 170 millones, correspondientes a distintos Bocones y Eurobonos (el último se afrontó el viernes por 40 millones de euros o US$ 36 millones) y el global 05.

Pero las dudas se centran en la seguidilla de erogaciones que espera al Tesoro Nacional, con dos días marcados a rojo en el calendario: los viernes 14 y 28. En esas fechas vencen las Letes 94 y 101 por US$ 744,5 millones y US$ 504,2 millones, respectivamente. En el mercado se especula con que el Gobierno buscará renovar automáticamente el tramo de las colocaciones que estén en poder de los bancos y las AFJP locales. Esto quiere decir entregarles a ambos al vencimiento un título igual por un monto equivalente al del título que se reemplaza más sus intereses.

De hecho, desde la Secretaría de Finanzas se intentó en los últimos días establecer qué parte de la emisión total estaba en manos de este tipo de tenedores, para calcular el alivio que se obtendría con la prórroga. Pero la definición al respecto se adoptará con el correr de la semana, dado que si antes el Gobierno lograra destrabar algún desembolso internacional afrontaría ambos pagos.

En tanto, anoche se descontaba que la presión que habrá por acceder a dólares físicos facilitará el incremento de la cotización de la divisa, que el viernes llegó a venderse a $ 1,40, aunque se concretaron muy escasas operaciones, habida cuenta de la escasez de los verdes billetes. "Nosotros vamos a ver cómo abre el mercado, pero si alguien nos acepta vender 100 dólares a $ 125 se los vamos a comprar, porque ya tenemos entre quienes colocarlos a $ 1,40", confesó anoche a LA NACION un operador cambiario tras escuchar la conferencia de prensa que ofreció anoche Cavallo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.