En los pasillos todos hablaban de Cristina Kirchner

Cristina Kirchner
Cristina Kirchner Fuente: Archivo - Crédito: Agustín Marcarian/Reuters
La influencia de la futura vicepresidenta y la lucha por los espacios de poder en la definición del gabinete monopolizaron el debate
Francisco Jueguen
(0)
29 de noviembre de 2019  

"¿Es Matías Kulfas el futuro ministro de Economía?", preguntó LA NACION a un colaborador del presidente electo. "El único confirmado es Alberto Fernández", respondió. Rápido de reflejos, ni un minuto después, agregó: "Y Cristina".

La relación entre el presidente electo y su vicepresidenta fue ayer en los pasillos de Parque Norte la comidilla que concentró el debate sobre el tono que tendrá el futuro gobierno, todavía sin elenco definido ni siquiera para encarar lo más urgente, la situación económica.

"[Cristina] Lo esmeriló [a Fernández] toda la semana", cuestionó un industrial con acento político y que se animó a deslizar que Roberto Lavagna sigue siendo el deseo de Cristina Kirchner para Economía y que Martín Redrado fue vetado por su lapicera. Nadie habló en voz alta, pero todos hablaron de lo mismo. El directivo de un importante grupo empresario dijo que el operativo simbólico "para limar" a Alberto comenzó con el retorno de Cristina Kirchner de Cuba. "Tuvo que ir a su casa, lo recibieron Máximo Kirchner y Wado De Pedro y salió de ahí diciendo que tenía el gabinete", reflexionó. Siguió con la confirmación de que el Congreso será terreno kirchnerista.

Pero en ese campo de batalla que es la asignación espacios algunos creyeron leer algunas reacciones defensivas de Alberto Fernández ante ese avance. La mención ayer de Juan Manzur en el escenario de la 25» Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA) no pareció casual, luego de que Pablo Raúl Yedlin, hombre del tucumano, se quedara sin Ministerio de Salud ante la posible vuelta de Ginés González García. El otro hecho rescatado por los industriales fue una visita de Fernández esta semana. "El monumento al bombero debería tener la cara de Eduardo Duhalde", le dijo Fernández al bonaerense. Reivindicó al exmandatario y dijo que fue él quien "sacó al país del incendio" de la crisis de 2001. Fue una sutileza del contrarrelato. El kirchnerismo suele repetir que la historia de la "salida del infierno" nació con Néstor Kirchner en 2003, olvidando los aportes de Jorge Remes Lenicov al "modelo".

"Creo que él se da cuenta de que el poder es de ella", señaló un directivo de una importante empresa al salir del VIP, donde ejecutivos como Eduardo Eurnekian y Alejandro Bulgheroni, entre otros, se refugiaban de la prensa. Tampoco había en los pasillos ningún funcionario del futuro gobierno para hacer honor a la "rosca" que suele enaltecer Emilio Monzó. Con Alberto Fernández solo llegaron Kulfas, que suena para encabezar el Ministerio de Producción, y Paula Español, exfuncionaria de Axel Kicillof. Los rumores la ubican en Comercio Exterior. Además. Fernández llegó con su vocero, Juan Pablo Biondi. Llegaron con Alberto Fernández y se fueron con él apenas se retiró.

"Esto es como cuando los franceses quisieron mudar la capital a Versalles. Todo un puterío (sic)", remarcó un importante industrial, que reconoció que Fernández puso en su discurso letra y música para configurar un canto de sirena que agrade a los empresarios: dijo que se pagará la deuda, criticó la "bicicleta financiera", destacó la importancia del Mercosur y habló de protección ante China. "Lo más importante fue el federalismo salarial", retrucó un colega suyo en la UIA. Fue la idea de que las paritarias sean diferentes según la geografía. Un guiño al norte industrial, que pide la restitución del decreto 814, que segmenta contribuciones patronales. Será difícil saber si esa idea amargó el recibimiento a Fernández, encabezado por Armando Cavalieri, o si protestaron los hermanos Daer, Antonio Caló o Gerardo Martínez en Parque Norte.

"Alberto dijo lo que queríamos oír", ratificó un hombre fuerte de los laboratorios. "Ahora hay que ver cómo es el equilibrio interno", reforzó un azucarero. "Lo importante es que no haya un Guillermo Moreno", pidió un hombre de una automotriz sobre el futuro gabinete. "A un peronismo fisurado, sin puntos claros de referencia, se lo devoran las corporaciones", se adelantó un viejo industrial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.