En medio de la crisis social y política de esta semana, la Bolsa fue un refugio en medio de la incertidumbre

Los activos financieros capitalizaron los peores momentos de la debacle local
(0)
23 de diciembre de 2001  

La espiralización de la crisis que culminó con la renuncia del presidente Fernando de la Rúa a media tarde del jueves volvió a llevar a los inversores a buscar refugio en el mercado bursátil.

En un contexto que se fue deteriorando con el transcurso de la semana, las acciones se convirtieron en una de las pocas alternativas de protección frente a una eventual devaluación de la moneda, y en una vía de escape para los fondos que permanecen acorralados en el sistema financiero.

El índice Merval cerró el jueves -el viernes se mantuvo cerrada la Bolsa de Comercio por el feriado bancario y cambiario- en 320,46 puntos, un 27,18% por encima del cierre del viernes anterior, acumulando en diciembre una ganancia del 58,3 por ciento.

La suba no fue homogénea. Los papeles más líquidos, con cotización en el exterior y con baja exposición de sus ventas al mercado local fueron nuevamente los elegidos por los inversores.

El Holding Perez Companc y Siderca (ERCA) cerraron la semana con subas del 37,5% y 27,8%, respectivamente, acumulando en el mes mejoras del 102% y 104 por ciento. Las acciones telefónicas, que hasta el momento se habían mantenido rezagadas en la suba, registraron en la semana mejoras del 31,2% en el caso de Telefónica (TEF) y del 39,3% en Telecom (TECO2). En el mes, la cotización de ambos papeles subió un 52,2% y un 54,8%, respectivamente.

El temor por el impacto que la actual crisis económica tendrá sobre el sistema financiero atenuó la demanda de papeles bancarios. Las acciones del Banco Francés subieron en la semana un 10,3% llevando al 17,7% la ganancia del mes. El Banco Galicia (GALI) volvió a cerrar con signo negativo, perdiendo un 0,66% en las cuatro jornadas de la semana, y reduciendo la mejora del mes al 2,8%. La suba del mercado accionario estuvo acompañada por un fuerte incremento en el volumen de operaciones.

El mercado de títulos públicos no operó en la misma dirección. Los inversores temen que el nuevo gobierno decida no pagar, postergar o dar un giro a la reestructuración de la deuda pública. Como consecuencia, no hubo demandantes y las cotizaciones se derrumbaron. Ello llevó a que el riesgo país volviera a tocar niveles récord cerrando el viernes en 4.728 puntos, un 13,5% por encima del cierre del viernes anterior. En lo que va de diciembre el riesgo país acumula una suba del 41,38 por ciento.

La última semana del año debería inaugurar una nueva administración y un nuevo modelo de política económica. El comportamiento del mercado bursátil de las últimas semanas, así como el de títulos públicos, descuentan que el plan económico a ser instrumentado por el nuevo gobierno incluiría una devaluación del peso y una quita sustancial -ya sea a través de una reducción en el capital o de una baja en los intereses- en el pago de la deuda.

La dirección de los mercados en los próximos días dependerá de cuál sea finalmente el nuevo plan económico. Más allá de si el camino elegido es la dolarización, la devaluación, una combinación de ambas, u otra alternativa, la variable fundamental por monitorear será el poder efectivo de quien esté a cargo de la implementación del mismo. Salir del actual atolladero no es una tarea sencilla y su solución no dependerá de una regla monetaria o fiscal, sino del compromiso de la clase política de abandonar intereses particulares para poder avanzar de una vez por todas en un camino que lleve al crecimiento.

Repercusiones en Brasil

En tanto, según consigna la agencia EFE, la Bolsa de San Pablo anuló el viernes las pérdidas que sufrió la víspera, tras los sucesos que condujeron a la dimisión de Fernando de la Rua y cerró con una sólida ganancia del 3,48 por ciento.

La fuerte alza fue explicada como una reacción positiva del mercado bursátil al aparente encaminamiento de la Argentina hacia una solución, si no económica, al menos política. "El mercado especulaba hace días con la salida del presidente De la Rúa y ahora, que se ha producido su renuncia, vuelve la tendencia de alta", dijo un operador.

Algunos operadores indicaron que el alza que mostraron en la sesión del viernes los principales índices de la Bolsa de Nueva York, tras las bajas del jueves, también ayudó al mercado de San Pablo a mantenerse arriba.

Pese a la fuerte alza, el giro financiero en San Pablo estuvo por debajo de la media diaria, pues muchos inversores estuvieron ausentes de la rueda de negocios por ser víspera del prolongado feriado de Navidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.