En plena onda verde, se prendió un amarillo