Mercados. En un clima enrarecido