En una viña portuguesa, el BCE empezó a planear el rescate del euro