En Wall Street, malos datos económicos neutralizaron el impacto positivo de Goldman Sachs