En Wall Street preguntan cómo se reestructurará la deuda

Fuente: AFP
Quieren saber si la renegociación con el país implicará quita de capital o en los intereses
Rafael Mathus Ruiz
(0)
26 de octubre de 2019  

WASHINGTON.- Wall Street aguarda la elección presidencial con muchas dudas y pocas certezas, a la espera de ver quién tomará las riendas de la Argentina y se hará cargo de la pila de desafíos que enfrenta la economía. La ausencia de un plan nítido es terreno fértil para las conjeturas y el lobby, sobre todo ante el problema más urgente que deberá resolver el próximo gobierno: la reestructuración de la deuda.

En Estados Unidos descuentan un triunfo de Alberto Fernández. Pero, en ese escenario, nadie sabe a ciencia cierta qué viene después. La única certeza que parece predominar entre inversores es que, gane quien gane, los tiempos apremian ante la delicada situación financiera y la negociación de la deuda terminará inevitablemente con una quita en el capital o en los intereses. Pero nadie sabe tampoco cómo se hará o qué magnitud tendrá.

"Todo el mundo sabe que esto termina con algo de quita, la pregunta es cómo se estructura", resumió un directivo de un fondo de inversión.

En Wall Street coinciden en que el primer tema que deberá resolver el próximo presidente es cómo encarar esa compleja negociación, que, se prevé, ocurrirá en paralelo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los bonistas. Algunos ven intereses alineados. Otros, no. La discusión aparece atada a un plan fiscal que, por ahora, nadie conoce.

"El primer desafío es mostrar un programa creíble. El segundo paso, la deuda", resumió otro ejecutivo.

Las conversaciones con analistas e inversores y los informes a los que accedió lanacion de bancos de inversión dan cuenta de la incertidumbre sobre cómo se moverán las fichas luego de la elección. El foco está puesto en la deuda, pero atrás aparecen una inflación de dos dígitos, pobreza y desempleo en alza y una economía aún en caída. Los análisis recorren la tiniebla: sin plan o ministro a la vista, todos aguardan.

Gabriel Torres, de la calificadora de riesgo Moody's, enumeró tres frentes. El primero es la deuda, pero luego el próximo gobierno deberá terminar de estabilizar la economía en los próximos años y, llevando la mirada más lejos, intentar corregir un viejo flagelo: lograr que la Argentina crezca de manera sostenida

"Para el mercado, la gran preocupación es qué van a hacer con la reestructuración. Eso es lo inmediato", afirmó Torres. "Para los próximos tres años, el tema es cómo se estabilizará la macroeconomía, incluido el frente fiscal. ¿Qué va a hacer Alberto Fernández si gana? ¿Va a imprimir dinero para pagar gastos? ¿Cuál va a ser el plan para sacar la economía de la recesión?", se preguntó.

Concisa, Siobhan Morden, directora de Amherst Pierpont Securities, apuntó a un viejo flagelo que arrastra la economía argentina y que, para muchos, es la raíz del estancamiento: "Creo que el único desafío relevante es alcanzar un consenso político sobre la disciplina fiscal", afirmó.

Martín Redrado, uno de los economistas que tienen contacto con Fernández, ofreció una alternativa esta semana en Nueva York. Una de sus reuniones fue un almuerzo con unos 20 inversores organizado por el HSBC. Redrado presentó un plan que prevé desindexar el gasto público, fijando topes a su aumento para los próximos años por debajo de la inflación esperada, un ajuste real que podría acelerar el paso hacia el superávit fiscal. Para quienes lo escucharon, Redrado lo presentó como un plan propio, que puede o no llegar a ser un eventual programa de Fernández. Si el ministro de Economía fuera Matías Kulfas, en Estados Unidos esperan un enfoque más gradual. "No podés reestructurar la deuda si no sabés cómo va a ser el sendero fiscal", remarcó un analista. "La deuda tiene que ser sustentable. Podés ajustar fuerte el frente fiscal y ofrecer una reestructuración amigable. El otro camino es seguir con un ajuste gradual, con una quita grande y una reestructuración agresiva. Hay que ver qué camino se elige", agregó.

Una quita parece inevitable. Un análisis del banco de inversión Credit Suisse concluyó que el "reperfilamiento" es insuficiente y es necesario recortar los pagos de intereses. Otro informe, de UBS, ofreció una visión similar: los inversores deben esperar una reestructuración plena, más dura que la de Uruguay en 2003, y no solamente un cambio en el perfil de vencimientos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.