Entre el crédito local y el recelo externo

En Wall Street temen que la llegada de Tizado implique un regreso al proteccionismo;en el país, respaldo generalizado
(0)
29 de agosto de 2000  

La designación de Javier Tizado al frente de la Secretaría de Industria provoca posiciones encontradas. Ante las consultas de La Nación , las respuestas mostraron ayer dos pensamientos bien marcados:reparos entre los analistas de Wall Street y apoyo entre banqueros y empresarios locales. Los economistas que siguen el rumbo de la Argentina desde Nueva York temen que el Gobierno desatienda un objetivo que consideran clave: el equilibrio fiscal. Puertas adentro, en cambio, estiman que el reemplazante de Débora Giorgi es clave para salir de la crisis.

"Es obvio que los cambios no generaron una explosión de confianza. La gente deberá digerir esta noticia", dijo el argentino Fernando Losada, economista del banco de inversiones ABN-Amro. Según Losada, hasta que no se vean las primeras medidas, persistirá temor "por potenciales actitudes proteccionistas", en perjuicio de una mayor apertura que garantice el crecimiento a través de mayores exportaciones. "Acá preocupa el tema del compre argentino, que no es nuevo y también es una herramienta proteccionista", agregó.

Otro economista argentino, Alberto Ades, de Goldman Sachs, fue tajante: "Esto no me gusta, porque la Argentina se vendió como un país que mostraba poco intervencionismo, no muy discrecional y creando el clima para el sector privado. Es una reedición de los 70: compre nacional, líneas de crédito especiales y otras medidas proteccionistas".

En alusión al nombramiento del vicepresidente de Techint y titular de Siderar, Ades consideró que "un empresario nunca tiene la visión general de la política pública que tiene un economista". De todos modos, aclaró que "esto no quiere decir que los funcionarios que estaban gozaran de esa visión; pero, en todo caso, el cambio no mejora las cosas".

Desde Europa, otro importante analista de un banco de inversión consideró que el Gobierno deberá esforzarse para explicar el significado de los cambios, "para que nadie malinterprete esta salida gradual de las políticas ortodoxas". Sin embargo, no se horrorizó con los nuevos aires:"La ortodoxia ya demostró que no sirve, aunque es verdad que es difícil explicarlo ante el auditorio de los mercados internacionales".

En el mismo sentido, el secretario de Finanzas, Daniel Marx, admitió que "hubo algunos llamados" del exterior, que reflejaban "dudas" por los reemplazos. En todos los casos, la respuesta de Marx fue: "No habrá cambios en la política económica".

De todos modos, un analista local de un banco norteamericano aseguró que "algunos asocian la figura de Tizado con el ejecutivo del grupo Techint, Paolo Rocca, que hace unos meses pidió discretamente una devaluación del peso, aunque luego se desdijo". Pero señaló que no es el momento de hablar de riesgos: "El riesgo de tener políticas activas el país lo tomó cuando aceptó como ministro a Machinea, en diciembre del 99".

En cambio, en la Argentina la iniciativa del compre nacional recogió muchos adeptos. Alieto Guadagni, ex secretario de Industria, sostuvo: "Estoy de acuerdo con esa medida, siempre y cuando no genere sobrecostos e ineficiencia. A igualdad de precios y calidad, debe tener preponderancia lo fabricado acá. Hay que cuidarse de no caer en sobrecostos, porque eso significa más gasto público". Guadagni se refirió, además, a los cambios que introdujo Machinea: "Lo positivo es la designación de Tizado, un hombre que conoce bien la problemática del sector, que tiene capacidad de liderazgo y ejecución. Pero, por otro lado, no me gustó la salida de (Daniel) Montamat de la Secretaría de Energía. Era la mejor carta técnico-política en energía que tenía la Alianza".

Para el economista Bernardo Kosakoff, "la de Tizado fue una designación importante. Se ve que Economía está haciendo un esfuerzo por mejorar la productividad. Giorgi estuvo más centrada en el acuerdo automotor. Ahora se ve que la idea es definir una estrategia más global". Sobre el compre nacional, coincidió con Guadagni: "Si hay un proyecto productivo, es positivo. Si es sólo protección sin eficiencia, es negativo".

Esa visión se extendió también entre los banqueros. Los hombres de finanzas destacan que la designación de Tizado es, ante todo, un gesto positivo "porque demuestra la preocupación de Machinea por contar con el mejor management incorporando gente que ha demostrado en el sector privado capacidad, manejo y calle".

Además, están convencidos de que no hay demasiado espacio en la Argentina de hoy para el regreso de las políticas activas generales. "Esto es una lección que, por suerte, Machinea ya entendió hace rato", apuntan. Con todo, algunos se mantienen recelosos. "La única duda que queda tiene que ver con saber si Machinea lo llamó motu propio o si se allanó a designarlo por la presión que venía recibiendo de los industriales", comentaron en el Banco General de Negocios. Para Emilio Cárdenas, ejecutivo senior del HSBC, el desembarco de Tizado en Industria no debería tener costados negativos para nadie. "Es un maniático de la productividad y la eficiencia", destacó.

Adefa felicitó a Tizado

  • La Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) emitió ayer un comunicado en el que felicita a Javier Tizado por haber sido designado secretario de Industria. "Sin duda, la capacidad profesional del ingeniero Tizado, y su larga y eficaz trayectoria en la actividad privada son las mejores garantías de una exitosa gestión en el sector estatal...", reza la carta. El reconocimiento llega justo después de que cobrara fuerza, el viernes último, tras los anuncios de Machinea, el malestar que causó la llegada de Tizado entre los empresarios del sector automotor.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?