Ericsson trae la tercera generación