¿Es momento de cambiar de canal?

Por Monica Rivituso
(0)
9 de mayo de 2003  • 17:10

Por fin, el mercado bursátil está generando ganancias decentes. El Índice Standard & Poor´s 500 y el Promedio Industrial Dow Jones han registrado en lo que va de año avances del 6,2% y 3,0%, respectivamente. ¿Las acciones tecnológicas? Su comportamiento ha sido aún más vertiginoso, impulsando el Nasdaq a un rendimiento del 14,1%.

Pero cuando un sector sube más del 24% en un período de cuatro meses, bueno, eso capta la atención.

Es el caso de las acciones de televisión por cable. Comcast (CMCSA) y Cablevision (CVC) han registrado este año alzas superiores a un 27% y un 29%, respectivamente. Las acciones de Charter Communications (CHTR) de Paul Allen han avanzado un 59%. Las de Cox Communications (COX) han ascendido un 9%.

Tal desempeño representa un fuerte contraste con el desastroso 2002. El crecimiento de la base de subscriptores para servicios de cable básico y digital se desaceleró el año pasado ante el aumento de la competencia de los proveedores satelizares, como Echostar Communications (DISH).

Las cargas de deuda aumentaron. Los sórdidos escándalos contables de Adelphia Communications socavaron aún más la tambaleante confianza de los consumidores. El resultado: El sector se desplomó cerca de un 37%, un desempeño mucho peor a la caída del 23,4% registrada por el S&P 500.

¿Qué ha cambiado el 2003? Si bien las tasas de subscripciones han disminuido su ritmo, los operadores de cable, en general, aún están alcanzando sus clientes objetivos. Las ventas de servicios de Internet de alta velocidad están aumentando. El panorama financiero ha mostrado señales de mejorar, con algunas compañías demostrando un mayor crecimiento en el flujo de caja libre.

Pero no se excite demasiado. Algunos nubarrones han comenzado a obscurecer nuevamente el panorama del sector. La semana pasada, Verizon (VZ) tranquilamente rebajó los precios de sus subscripciones a servicios de líneas digitales (DSL) de US$49,95 a US$34,95, una reducción de entre US$5 y US$10 con relación a los precios de servicios de alta velocidad por cable. Como resultado, las acciones de cable se vieron afectadas el viernes: Cox y Comcast retrocedieron un 4% cada una, mientras Cablevision cayó un 3%.

Considerando las últimas noticias, ¿podría este sector estar listo para una corrección?

Los operadores de cable son entes complejos que hacen algo simple: controlar tantas conexiones a viviendas como sea posible. Al mismo tiempo que luchan por proteger su campo televisivo de agresivos proveedores satelitales de servicios digitales, están involucrados en una batalla aún más cruenta en el frente de acceso a Internet de alta velocidad. No es de sorprenderse, ya que la mayoría del crecimiento de las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, o Ebitda, de los operadores proviene de esas ventas.

Considerando la reducción de precios de Verizon de la semana pasada, las empresas de cable podrían enfrentar tiempos aún más difíciles en su negocio más preciado. Pero cuánto más difícil es materia de debate.

Seguro, los servicios de transmisión de datos de alta velocidad por cable gozan de mejor reputación con los subscriptores, superando a los clientes de DSL cerca de dos a uno. Pero el analista de Morningstar Todd Bernier espera que la competencia de precios aumente significativamente. "Siempre que se compite sobre precios", dice, "los rendimientos desaparecen". Bernier considera a las compañías de telefonía regionales -como Verizon- una fuerza a la que hay que tener en cuenta. "Ellas son compañías grandes, astutas, igual que las de cable".

Con algunas compañías de cable aún tambaleando bajo una montaña de deuda (Charter), y otras en dificultades debido a una mala administración (Cablevision), dice Bernier, hay sólo dos operadores de cable que valen la pena considerar: Cox y Comcast. Les da a ambas altas calificaciones por estar bien administradas, generar montos interesantes de efectivo libre y tener un estado de cuentas decente. También se espera que disminuya este año el gasto de capital, lo que debería aumentar el flujo de caja libre. (Bernier no posee acciones de Cox, Comcast, Charter o Cablevision; Morningstar no realiza servicios de banca de inversión).

En cambio, el analista Drake Johnstone de Davenport & Co. no piensa que el aumento de la competencia de proveedores de servicios DSL hará mucho daño al negocio de alta velocidad por cable. "Creo que es más una (señal) de desesperación" de parte de compañías como SBC Communications (SBC) y Verizon, dice.

Johnstone que algunos de los paquetes más baratos de DSL están "estratificados", es decir, los servicios más baratos son ofrecidos a menores velocidades de conexión. Para una diferencia de precios de US$5 o US$10, Johnstone no espera una avalancha de clientes que opten por DSL sobre conexiones de alta velocidad por cable.

También indica que mientras las ofertas de servicios DSL a menor precio, como las de SBC, han estado en pie en ciertas partes del país, las subscripciones de alta velocidad por cable siguen aumentando.

Por ejemplo considere Cox, que informó el lunes sus resultados del primer trimestre. La compañía agregó 154.433 subscripciones de Internet de alta velocidad durante el trimestre, alcanzando un total de 1,6 millones -un aumento del 56% respecto del año anterior-. Dice Johnstone: "Ya tenemos un ejemplo de que las compañías de cable, pese a la mayor competencia, registran un crecimiento sostenido".

Cox se cotiza a 11 veces el estimado del valor empresa, o EV, a Ebitda (EV/Ebitda) de Johnstone para el 2004, una prima respecto del múltiplo de 10 de Comcast. Pero también está incrementando los ingresos a un ritmo mayor, dice Johnstone. Hay también un descuento incorporado en el precio de la acción de Comcast tras su adquisición el año pasado de la filial de banda ancha de AT&T (T) en US$54.000 millones. Considerando esto, Johnstone prevé un mayor potencial alcista para Comcast. Por supuesto, usando los estimados del 2003, las acciones se ven considerablemente más caras: Las dos se cotizan en cerca de 14 veces EV/Ebitda -muy por encima de la razón media del sector de seis, de acuerdo a Media General-. (Johnstone no posee acciones de Cox o Comcast; Davenport & Co. no tiene una división de banca de inversión).

Considerando estos altos múltiplos -y el potencial de una dolorosa guerra de precios- las acciones de cable podrían tener ciertos problemas, por lo menos en el corto plazo. Los inversionistas podrían querer olvidarse del sector por ahora y cambiar de canal.

Para más información y análisis de empresas y fondos mutuos, visite SmartMoney.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.