El columnista invitado. Es muy caro ser buen ciudadano