Escollo para el traspaso de la concesión del cerro Catedral

(0)
3 de diciembre de 2001  

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- En numerosas oportunidades y desde hace varios años, funcionarios barilochenses y legisladores rionegrinos, tanto de la oposición como del oficialismo, coincidieron en un pedido: que el cerro Catedral pase de la jurisdicción de la provincia a la de Bariloche. La última referencia al respecto provino del intendente Atilio Feudal, que expresó su deseo de poder anunciar el traspaso en mayo próximo, cuando la ciudad cumpla 100 años. Pero la idea no parece sencilla de concretar.

Este año, la recesión en el negocio de la nieve se plasmó en un 30% menos de facturación. Desde 1997 no se concreta en el cerro ninguna inversión significativa. Las dos operadoras de los medios de elevación y otros servicios deben a la provincia, en concepto de cánones, casi tres millones de pesos. Y la principal de ellas, Catedral Alta Patagonia, pateó el tablero hace unos días al informar que se presentaba en concurso de acreedores.

Catedral Alta Patagonia es la concesionaria del sector norte de la montaña, el que tiene los medios de elevación más modernos y que recibió las principales inversiones de los últimos años. Con la caída de la actividad económica se suspendió el necesario proceso de modernización, según su principal dueño, William Reynal.

Además, las concesiones extendidas por la gestión del ex gobernador Horacio Massaccesi establecen que en 2003 el servicio en la parte sur de la montaña (donde están los medios más obsoletos) pasará de la administradora original, Robles Catedral, a Catedral Alta Patagonia. Por eso la única inversión allí es el mantenimiento indispensable que hace Robles.

Catedral Alta Patagonia, que factura 7 millones de pesos al año, denunció una deuda -en especial financiera- de $ 9 millones. Tiene un personal regular de 30 empleados y contrata 80 todos los inviernos. La empresa, al momento de la convocatoria, tenía un atraso de un mes en el pago y, según Reynal, la entrada en convocatoria no hizo más que garantizar el cumplimiento de esas deudas.

En ese contexto, ¿cuál es el futuro? Reynal hizo un planteo emotivo: "No es ésta la forma en la que un empresario quiere terminar luego de 50 años de carrera. Acudimos a la Justicia para evitar el cierre de la empresa. Mi corazón no quiere venderla, pero mis cuentas me invitan a hacerlo", dijo, tras repetir que Catedral Alta Patagonia "es viable".

Si bien a su juicio "en el país no es tiempo de inversiones", reconoció que hubo algunas conversaciones con otros empresarios. De ellas, la más avanzada es con el grupo del estudio de arquitectura Peralta Ramos, que incluso se plasmó en un plan de inversión elevado al gobernador, Pablo Verani. Se trata de un proyecto inmobiliario para edificar un complejo residencial y hotelero a 1200 metros sobre el nivel del mar, en el primer tercio de la montaña, donde confluye un buen servicio de medios de elevación. Implicaría una inversión de 90 millones de pesos a lo largo de siete años. A cambio, quieren una participación casi total en la empresa concursada.

Cautela

La provincia ve la propuesta con cautela. En diálogo con LA NACION, el secretario de Turismo, Sergio Rodríguez, evaluó que "es preciso estudiarla a fondo, en especial los avales que presenta". Aunque no lo dice, piensa en el antecedente inmediato, por el que el gobierno rionegrino no adoptó los recaudos necesarios para garantizar el cumplimiento. Y tal vez recuerda el más remoto, cuando en los años 70 el grupo Reynal llevó por el mismo derrotero a Austral, Sol Jet y otras firmas que luego pasaron al Estado nacional.

La otra alternativa, planteada por el propio Reynal, podría ser el adelantamiento de la entrega de la concesión de Robles. "O nos la ceden y mejoramos la posibilidad de conseguir más financiamiento, o trabajamos en conjunto hasta 2003", dijo el empresario. En Robles no quieren hacer referencia abierta al tema, pero por lo bajo lo desestiman: "¿Por qué vamos a subir a un barco que se hunde?", se preguntan.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.